Acceder
El proyecto NEMOSINE permitirá proteger recuerdos visuales y auditivos de los últimos 75 años

Nuevos envases permitirán conservar durante más tiempo películas, fotografías y grabaciones

El proyecto europeo NEMOSINE permitirá proteger recuerdos visuales y auditivos de los últimos 75 años que ahora peligran por la inestabilidad de los soportes que se emplearon en su registro. NEMOSINE mejorará las soluciones de almacenamiento tradicionales mediante el desarrollo de un innovador envase a partir de nanofibras y composites antifúgicos. Una nueva contribución de la Química a la conservación del Patrimonio Cultural.

Desde el pasado 1 de febrero AIMPLAS, Instituto Tecnológico del Plástico, coordina el proyecto NEMOSINE que ayudará a la conservación de recuerdos socioculturales del Patrimonio Cultural europeo.

Este proyecto comienza en un año muy significativo, ya que 2018 es el Año Europeo del Patrimonio Cultural, durante el cual se pretende aumentar el compromiso de los ciudadanos europeos con su cultura, y reforzar el sentimiento de pertenencia a un mismo espacio bajo el eslogan Nuestro patrimonio: donde el pasado y el presente se unen.

Actualmente, más de 75 años de recuerdos visuales y auditivos entre los que se incluyen películas, fotografías, carteles y diapositivas producidas entre 1895 y 1970 están en peligro de conservación. Fabricados con acetato de celulosa (CA) y nitrato de celulosa (CN), estos valiosos recuerdos podrían desaparecer debido a la inestabilidad natural de los materiales con los que se fabricaron sus soportes.

Estos formatos han ayudado a conservar durante estos años el material cultural, testigo de la evolución sociocultural de Europa y nos ofrecen la posibilidad de entender el desarrollo de nuevas formas artísticas, como el cine, la fotografía o las artes gráficas, así como la conservación de recuerdos socioculturales de ciudadanos situados en museos de pequeña y gran escala de todo el mundo, por eso es tan relevante garantizar su conservación.

NEMOSINE mejorará las soluciones de almacenamiento tradicionales, como la conservación en frío (por debajo de 5ºC), mediante el desarrollo de un innovador envase que tiene el objetivo de ahorrar energía y alargar el periodo de conservación.

En el marco de este proyecto, AIMPLAS desarrollará nanofibras, composites antifúgicos e incorporará los MOFs en espumas a escala de laboratorio, además dará soporte a los socios industriales en el desarrollo de envases a escala de planta piloto.

Este ambicioso proyecto, que se desarrolla junto a 16 socios europeos entre los que se encuentra el Institut Valencià de Cultura, CulturArts, tiene una duración de 48 meses y está financiado por la Unión Europea a través del programa H2020.