Acceder
La herramienta que permite detectar antidepresivos en muestras de orina a bajas concentraciones. / UCO

Nanopartículas de carbono para detectar antidepresivos en la orina

Una nueva herramienta basada en el uso de nanopartículas de carbono permite detectar antidepresivos en muestras de orina en a bajas concentraciones. El test, desarrollado por investigadores de la Universidad de Córdoba, podrá usarse para hacer un seguimiento de dosis terapéuticas, en casos de intoxicación por sobredosis o para aplicaciones de medicina forense. Más aplicaciones de la Química.

Un grupo de investigación de la Universidad de Córdoba (UCO) ha diseñado una herramienta que permite detectar antidepresivos en muestras de orina a bajas concentraciones. El nuevo método está basado en el desarrollo de un nuevo material, diseñado a partir de nanotubos de carbono, en el interior de una punta de pipeta de las que normalmente se utilizan en un laboratorio de análisis

Según los autores, al incorporar las nanopartículas de carbono, se potencian las propiedades del polímero y se mejora su capacidad adsorbente, logrando extraer de forma rápida y eficaz los antidepresivos de la orina.

Beatriz Fresco Cala, investigadora de la UCO y autora principal del estudio, señala que “las puntas de pipetas modificadas con este nanomaterial híbrido son un sistema muy estable y de uso muy sencillo para realizar este tipo de análisis”.

Sobredosis y medicina forense

Los test se pueden usar para hacer un seguimiento de las dosis terapéuticas, aunque son más interesantes para casos de intoxicación por sobredosis o en medicina forense.Cuanto más sensible es un proceso de medida, menor es la cantidad de compuesto que se puede determinar (tóxico, contaminante, proteína).

Esto tiene dos ventajas. La primera es poder determinar su presencia incluso cuando ha pasado mucho tiempo desde que estuviese en la muestra. Por ejemplo, la excreción de un fármaco se realiza a lo largo de un periodo de tiempo de entre 24 y 48 horas o más, de manera que la concentración es más pequeña conforme mayor sea el tiempo transcurrido desde la ingesta, así se puede detectar si ha sido administrado aunque haya pasado tiempo. Más sensibilidad implica que se puede detectar más tarde que con las técnicas convencionales.

Otra ventaja se refiere al campo del diagnóstico y en la detección temprana de enfermedades. De forma general, existen marcadores de estos procesos cuya concentración va aumentando con el desarrollo de la enfermedad. Cuanto más baja sea la concentración a la que se puede detectar el marcador, antes se identificará el proceso.

Las investigación se han realizado en colaboración con  la Universidad de Valencia y las Universidades de Ulm (Alemania) y Bari (Italia).

Noticia completa y Referencia Bibliogáfica en Agencia SINC