Acceder
El equipo ha podido formar parte de este campeonato gracias a la colaboración de DOW Chemical Ibérica

Ruben Coch y Adrià Abadía del CEPACET-DOW, sextos campeonato estatal de Boccia categoría BC3

El equipo ha podido participar en este campeonato gracias a la colaboración de DOW Chemical Ibérica, que se ha hecho cargo del desplazamiento y la estancia de los deportistas.

El club deportivo CEPACET de Tarragona (La Muntanyeta) está de enhorabuena este 2017, pues cuatro años después de su reactivación ha sumado este año destacados éxitos deportivos en Boccia.

Después de alcanzar el subcampeonato catalán y el ascenso a la División de Honor, los deportistas del equipo CEPACET-DOW, Ruben Coch y Adrià Abadía, han podido disputar el campeonato de España de Boccia consiguiendo la sexta clasificación. Los representantes provinciales de esta modalidad de deporte paralímpico participaron del 6 al 9 de julio, en Sevilla, en el campeonato estatal en categoría BC3 con canaletas adaptadas para poder practicar el deporte.

El equipo ha podido formar parte de este campeonato gracias a la colaboración de DOW Chemical Ibérica, quién se ha hecho cargo del desplazamiento y la estancia de los deportistas.

La Boccia, cuyos orígenes se remontan a la Grecia Clásica, es una compleja combinación de táctica y habilidad. Se practica de forma individual, por parejas o equipos, sobre una pista rectangular en la que los jugadores tratan de lanzar sus bolas lo más cerca posible de la pelota blanca que sirve de objetivo, al tiempo que intentan alejar las de sus rivales, en un ejercicio continuo de tensión y precisión.

Cada jugador, pareja o equipo dispone de seis bolas por juego y gana aquel que sitúe su bola más cerca de la blanca. Además, recibirá un punto extra por cada bola adicional que haya conseguido acercar a la blanca por delante de la primera del contrario. Las competiciones individuales y por parejas constan de cuatro juegos, mientras que las de equipos se componen de seis.

El deporte de la Boccia lo practican personas en silla de ruedas que tienen parálisis cerebral o discapacidad física severa, y que se sitúan en uno de los extremos del campo, desde donde lanzan las bolas. La competición se estructura por clases de discapacidad: la BC1 corresponde a deportistas que lanzan con manos o pies y precisan ayuda de un asistente; los de la BC2 son aquéllos que pueden lanzar sin ayuda; la BC3 precisa asistencia y realiza los lanzamientos a través de una canaleta; todos ellos tienen parálisis cerebral. La categoría BC4 engloba a los deportistas con discapacidad física grave.

Este deporte forma parte del programa paralímpico desde los Juegos de Nueva York 1984. En la actualidad, se practica en más de 50 países de todo el mundo y consta de siete eventos con medalla (las cuatro competiciones individuales para cada clase, las de parejas BC3 y BC4, más la de equipos BC1 / BC2). Todas ellas son mixtas.