Acceder
Los investigadores del ICMol autores del trabajo

Catalizadores más baratos y efectivos para la industria química y farmacéutica

Investigadores del Instituto de Ciencia Molecular (ICMol) y del Instituto de Tecnología Química (ITQ) han desarrollado un nuevo método que permite desarrollar, a precios de mercado, catalizadores muy eficientes para la síntesis de cicloheptatrienos, compuestos con alto potencial para la industria química y farmacéutica.

El trabajo, publicado en Nature Materials, abre puertas al desarrollo de catalizadores más baratos y efectivos, con especial aplicación en el campo de las fragancias.

Los llamados clústeres metálicos –conjuntos de átomos enlazados para fines nanotecnológicos– presentan propiedades muy interesantes en campos como la catálisis. Sin embargo, la complicación que supone sintetizar y estabilizar especies tan pequeñas obstaculiza su uso a escala industrial.

Por otro lado, los cicloheptatrienos y sus derivados son compuestos con alto potencial en Química Fina y Farmacéutica, pero de difícil preparación. Los clústeres metálicos pueden actuar como catalizadores, haciendo viable su obtención, tal y como han demostrado los químicos valencianos Marta Mon, Jesús Ferrando y Emilio Pardo (ICMol, Universitat de València), en colaboración con los científicos del ITQ (CSIC-UPV) Avelino Corma y Antonio Leyva.

«Hasta la fecha, los únicos catalizadores que podían favorecer la reacción de manera eficiente eran, principalmente, compuestos de rodio en disolución, muy caros, tóxicos y no recuperables», señala Emilio Pardo, investigador principal del proyecto.

El método, descrito en la revista Nature Materials, permite obtener un nuevo catalizador basado en la síntesis de clústeres metálicos de paladio en el interior de unos materiales porosos denominados MOFs (del inglés metal-organic frameworks). «El procedimiento desarrollado para la preparación de estos catalizadores es simple y el catalizador obtenido es estable, por lo que puede ser recuperado y reutilizado sin perder eficiencia; y presenta un precio de mercado muy inferior al de los utilizados actualmente por la industria química», concluye E. Pardo.

El material resultante es muy activo en la síntesis de cicloheptatrienos, de interesante aplicación en la industria de las fragancias y también como precursor de polímeros u otras moléculas de interés industrial.

El trabajo, publicado en Nature Materials, abre puertas al desarrollo de catalizadores más baratos y efectivos, con especial aplicación en el campo de las fragancias.

Los llamados clústeres metálicos –conjuntos de átomos enlazados para fines nanotecnológicos– presentan propiedades muy interesantes en campos como la catálisis. Sin embargo, la complicación que supone sintetizar y estabilizar especies tan pequeñas obstaculiza su uso a escala industrial.

Por otro lado, los cicloheptatrienos y sus derivados son compuestos con alto potencial en Química Fina y Farmacéutica, pero de difícil preparación. Los clústeres metálicos pueden actuar como catalizadores, haciendo viable su obtención, tal y como han demostrado los químicos valencianos Marta Mon, Jesús Ferrando y Emilio Pardo (ICMol, Universitat de València), en colaboración con los científicos del ITQ (CSIC-UPV) Avelino Corma y Antonio Leyva.

«Hasta la fecha, los únicos catalizadores que podían favorecer la reacción de manera eficiente eran, principalmente, compuestos de rodio en disolución, muy caros, tóxicos y no recuperables», señala Emilio Pardo, investigador principal del proyecto.

El método, descrito en la revista Nature Materials, permite obtener un nuevo catalizador basado en la síntesis de clústeres metálicos de paladio en el interior de unos materiales porosos denominados MOFs (del inglés metal-organic frameworks). «El procedimiento desarrollado para la preparación de estos catalizadores es simple y el catalizador obtenido es estable, por lo que puede ser recuperado y reutilizado sin perder eficiencia; y presenta un precio de mercado muy inferior al de los utilizados actualmente por la industria química», concluye E. Pardo.

El material resultante es muy activo en la síntesis de cicloheptatrienos, de interesante aplicación en la industria de las fragancias y también como precursor de polímeros u otras moléculas de interés industrial.

Más información y referenciaa bibliográfica