Acceder
Mª Paz Conde, Ingeniera Química de Repsol

Asfaltos verdes

La gama de aplicaciones que la química hace posibles aumenta día a día. Una de ellas es la fabricación de asfaltos a partir de neumáticos reciclados; el Complejo Industrial de Repsol en Puertollano tiene una capacidad de producción de 30.000 toneladas anuales de betunes modificados con polvo de neumáticos fuera de uso.

En su Complejo de Puertollano, Repsol fabrica asfaltos verdes con una tecnología que ha desarrollado la propia empresa y que básicamente consiste en mezclar el betún base y el polvo de neumático en unas condiciones tales que permitan conseguir una completa dispersión del polvo de neumático en el betún, dispersión que además, tiene que ser estable.

La obtención del polvo de neumático utilizado, por otra parte, implica un proceso que consiste en trocear los neumáticos, separar todos sus componentes (metales, tejidos y caucho) y elaborar un polvo de neumático que al combinarse con áridos (gravas y arenas) forman las mezclas asfálticas que se han utilizado en kilómetros de carreteras.

Como resultado, la empresa produce mezclas asfálticas para firmes de las carreteras con ventajas técnicas como son un menor impacto acústico y una mejor adherencia. La utilización de estos materiales para la elaboración de asfaltos contribuye además a solucionar el importante problema medioambiental de la acumulación de los neumáticos fuera de uso en vertederos. “Este producto  permite eliminar más de 10.000 toneladas de neumáticos anualmente, lo que contribuye a minimizar este pasivo medioambiental”, afirma Mª Paz Conde, Ingeniera Química del Centro de Tecnología de Repsol.

La efectividad de este sistema está demostrada; se ha utilizado ya en vías públicas de Madrid y en diferentes carreteras de Andalucía, Castilla y León y País Vasco. Se han incorporado más de 500 km de carreteras asfaltadas a partir del polvo de neumáticos usados, a los que hay que añadir más de 1.200 km procedentes de la reutilización de antiguas carreteras. Con este proyecto, Repsol contribuirá a lo largo de los próximos años a eliminar de diferentes centros de almacenamiento millones de neumáticos usados.

Asfaltos, mejora continua en los procesos

“Repsol desarrolla continuamente proyectos para mejorar sus procesos en el área de asfaltos”, prosigue Mª Paz Conde.  Además del reciclado de neumáticos, se han desarrollado varias tecnologías para disminuir la temperatura de trabajo de las mezclas asfálticas, desde la fase inicial de fabricación hasta su aplicación en carreteras. Se logra una reducción de hasta 30-40ºC en la temperatura de trabajo, lo que permite mejorar las condiciones de trabajo de los operarios y reducir la producción de olores y humos durante las operaciones de asfaltado.

La reducción de la temperatura, tanto en la fabricación como en la puesta en obra, permite disminuir los humos y gases contaminantes, ahorrar energía y combustibles en las plantas durante la fabricación y el almacenamiento. Se estima un ahorro energético del 20 al 30% en combustibles y una disminución de aproximadamente 4 toneladas de CO2por cada kilómetro asfaltado.

Más información:

www.repsol.com