Acceder
En los países industrializados el 40% de desperdicio de alimentos ocurre durante las fases de distribución y consumo

ITENE se une a la iniciativa SAVE FOOD

Cerca de 90 millones de toneladas anuales se desperdician cada año en Europa, y sobre un tercio de los alimentos destinados al consumo humano a nivel mundial, según la FAO.

El objetivo del centro tecnológico es apoyar la lucha contra la pérdida de alimentos y la reducción de residuos alimentarios, aportando tecnologías avanzadas de envase capaces de alargar la vida útil de los alimentos y dar información fiable sobre su deterioro, o mediante sistemas de reciclaje inteligentes, que consiguen separar adecuadamente los residuos alimentos para su posterior valorización, entre otros.

La iniciativa SAVE FOOD fue lanzada en 2011 por la FAO (Food and Agriculture Organization of the United Nations) y Messe Düsseldorf. Actualmente, cuenta con 90 socios de toda la cadena de suministro alimentaria, tanto de la industria como de la gran distribución, el envase y embalaje y la logística.

ITENE, como centro de investigación especializado en tecnologías de envase y embalaje, se ha unido a la iniciativa SAVE FOOD para contribuir a la búsqueda de soluciones que reduzcan la pérdida de alimentos y residuos alimentarios en un mundo de recursos limitados.

Unos de los principales objetivos de la iniciativa es que los alimentos se envasen adecuadamente desde el origen hasta que llegan al mercado. El envase y embalaje juega un papel esencial en la minimización de residuos alimentarios a lo largo de la cadena de suministro: en primer lugar protegiendo los alimentos frescos y procesados durante su distribución, después durante su almacenamiento y también en el punto de venta, antes de su consumo.

La UE señala que un embalaje inadecuado, la confusión entre las etiquetas “consumir preferentemente antes de” y “consumir antes de”, la falta de concienciación, una gestión ineficiente de los stocks, los excesos de producción y un almacenaje inapropiado son, entre otras, las principales causas de desperdicio de alimentos en el mundo.

Según datos publicados por la UE, cerca de 90 millones de toneladas anuales se desperdician cada año en Europa y sobre un tercio de los alimentos destinados al consumo humano se desperdician a nivel mundial, que se traduce en un total de 1.300 millones de toneladas al año, según la FAO.

También, el volumen de alimentos desperdiciados en los países industrializados es el mismo que en los países en vías de desarrollo. La diferencia es que mientras en los países subdesarrollados un 40% de la pérdida de alimentos se produce tras su cosecha y durante su procesado, en los países industrializados el 40% ocurre durante las fases de distribución y consumo.

El compromiso de ITENE con SAVE FOOD
La labor de ITENE contribuye a la lucha contra la pérdida de alimentos y reducción de los residuos alimentarios mediante la investigación y desarrollo de tecnologías avanzadas de envase y embalaje en el ámbito de SAVE FOOD.

ITENE trabaja en el desarrollo de tecnologías de envase activo, capaces de alargar la vida útil de los alimentos hasta dos veces más que los envases convencionales. Estas soluciones innovadoras evitan las pérdidas de alimentos, no sólo en los hogares sino también en los sectores industriales y comerciales. Como resultado de dichas reducciones, los envases activos contribuyen a una gestión inteligente en un mundo con unos recursos alimentarios limitados.

El centro de investigación también se centra en las tecnologías de envases inteligentes, capaces de proporcionar información valiosa para el usuario y consumidor sobre el deterioro actual del producto y ayudarles a la toma de decisiones, más allá de la fecha de caducidad. Los indicadores colorimétricos (etiquetas) se incorporan a los envases y cambian de color para indicar el nivel de frescura del producto, su exposición a temperaturas inadecuadas, etc. Así, estos indicadores inteligentes proporcionan información fiable sobre los productos alimentarios para evitar la pérdida innecesaria de alimentos a lo largo de toda la cadena de suministro.

Los sistemas de reciclaje inteligente en los que trabaja ITENE son capaces de separar fracciones sobrantes de alimentos de sus envases con el fin de hacerlos adecuados para su posterior valorización. Esto significa una reducción de los residuos alimentarios enviados a los vertederos y su preparación para nuevos usos, por ejemplo, para la producción de piensos para ganado.

ITENE también desarrolla sistemas de embalaje eficientes y ensayos de simulación del transporte en el laboratorio. Con ello consigue reducir los riesgos asociados a la distribución y minimizar el desperdicio de alimentos ocasionados por el uso de un embalaje inadecuado.

En cuanto a la legislación y la seguridad alimentaria, ITENE desarrolla ensayos y metodologías para asegurar la mejor calidad y la seguridad de los envases en contacto con alimentos, según las exigencias de la legislación, y también conforme a los más altos estándares de Calidad, requeridos por el sector de la alimentación.

SAVE FOOD
La iniciativa SAVE FOOD se puso en marcha en enero de 2011 por los socios dela FAO y la Messe Düsseldorf, que identificaron la necesidad de unir a los diferentes agentes de la cadena de suministro para trazar una lucha común contra el desperdicio alimentario a nivel mundial. La iniciativa pretende fomentar el diálogo sobre entre la industria, la investigación, la política y los ciudadanos y para ello, convoca regularmente reuniones y conferencias, propone proyectos para el desarrollo de medidas eficaces y los respalda. En este contexto la concienciación de los consumidores es otro de sus principales objetivos.

En la actualidad, la iniciativa cuenta con un consorcio de 90 socios de toda la cadena de suministro alimentaria: la industria, la gran distribución, y los sectores del envase y embalaje y la logística.

Para más información:

Ana García Hidalgo
agarciahidalgo@itene.com
Tel: 96 182 00 00
www.itene.com