Acceder
Investigadores de la Universidad de Alicante (UA) y de la Universidad del País Vasco (UPV) diseñan un nuevo catalizador para eliminar polución atmosférica

Nuevo catalizador para eliminar polución atmosférica

Investigadores de la Universidad de Alicante (UA) y de la Universidad del País Vasco (UPV) han desarrollado y patentado un novedoso catalizador capaz de eliminar de forma eficiente compuestos orgánicos volátiles (COVs) clorados en corrientes gaseosas, contaminantes implicados en la destrucción de la capa de ozono.

Esta innovadora tecnología, desarrollada por los grupos de investigación Materiales Carbonosos y Medioambiente (UA) y Tecnologías Químicas para la Sostenibilidad Ambiental (UPV), permite eliminar de forma eficiente el compuesto químico 1,2-dicloroetano (DCA), comúnmente conocido por su antiguo nombre de dicloruro de etileno, frecuentemente empleado en la industria y extremadamente dañino para la salud humana y el medio ambiente.

“El 1 ,2-dicloroetano es probablemente el (COV) clorado más importante emitido en las corrientes residuales de plantas químicas, ya que se emplea masivamente en la producción de policloruro de vinilo, un material plástico cuya producción mundial únicamente es superada por la de polietileno. Aunque el proceso a escala industrial ha alcanzado su madurez tecnológica, en la corriente de salida aparecen cantidades residuales de este compuesto que deben ser gestionadas adecuadamente. Otros usos menos frecuentes del 1,2-dicloroetano son como disolvente en la limpieza de prendas textiles, desengrasante de piezas metálicas, dispersante de plásticos y elastómeros, y agente químico en formulaciones de pinturas y esmaltes” explica el profesor Agustín Bueno López, investigador del grupo Materiales Carbonosos y Medioambiente.

“Hasta hace algunos años, la vía más habitual para eliminar COVs era la incineración térmica. Sin embargo, el cumplimiento de la legislación relativa a emisiones de COVs ha exigido mejoras significativas en la eficiencia de las tecnologías de depuración. En este sentido, la oxidación catalítica ha adquirido gran importancia en los últimos años debido a su capacidad para destruir COVs a temperaturas inferiores a las utilizadas en la incineración térmica, y con una notable reducción en la formación de contaminantes secundarios (óxidos de nitrógeno)”, añade Agustín Bueno.

“Por otra parte, muchos de los catalizadores dedicados a la combustión de COVs, cuando se utilizan para eliminar compuestos orgánicos volátiles clorados, se desactivan en muy poco tiempo debido al envenenamiento por cloro y dejan de funcionar. Existe, por tanto, la necesidad de obtener catalizadores que permitan la destrucción de compuestos volátiles organoclorados sin que éstos sufran una rápida desactivación en tiempo y uso, indica Agustín Bueno

En este sentido, los investigadores han diseñado un catalizador a base de óxidos mixtos de cerio y praseodimio, altamente eficiente en la combustión de compuestos orgánicos volátiles clorados, especialmente del tóxico y estable 1,2-dicloroetano, que presenta una alta estabilidad y durabilidad en las condiciones de reacción. El sistema no requieren elevadas cantidades de catalizador para que desempeñe su función de forma adecuada, la tecnología no genera contaminantes secundarios (óxidos de nitrógeno) y, además, permite el tratamiento de corrientes gaseosas que se encuentran a baja temperatura (del orden de 250ºC), y todo ello, con un bajo coste de fabricación ya que no se utilizan metales nobles en su fabricación.

La tecnología ha sido probada con éxito a nivel laboratorio demostrando numerosas y notables ventajas respecto de otros dispositivos existentes en el mercado con análogas finalidades.

Más información