Acceder
Sistema alimentario sostenible

Un sistema alimentario sostenible: qué es, qué no es

El día 16 de octubre es “El Día Mundial de la Alimentación” y por ese motivo, Du Pont Ibérica desea aportar la reflexión de su presidente, D. Enrique Macián Cardete, sobre los sistemas sostenibles que garantizan la seguridad y la nutrición de los alimentos.

Un sistema alimentario se conforma incluyendo el medio ambiente, la gente, los organismos y procesos que hacen que los productos agrícolas sean producidos, procesados y llevados al consumidor.

¿Cómo sería un sistema alimentario sostenible? ¿Es posible llegar a ese punto? ¿Qué necesitaríamos cambiar para ir por ese camino? “El Día Mundial de la Alimentación” es una buena oportunidad para explorar esas y otras cuestiones, y ayudar a crear el futuro que queremos“. Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

¿Cómo conseguir sistemas alimentarios sostenibles? Los ingredientes pueden ser sostenibles, pero ésta no es la única respuesta. Un mayor rendimiento tampoco es la respuesta correcta. Ni siquiera el gobierno puede responderlo. No hay una solución única. La colaboración es lo que convierte este conjunto de factores en un sistema alimentario, y la colaboración debe potenciar la innovación para hacer que el total sea más sostenible que lo que las partes individuales y su contribución pueden dar. Ya que DuPont toma parte en muchas etapas de la cadena agroalimentaria, estamos particularmente comprometidos con esta colaboración. Hoy es el Día Mundial de la Alimentación y es una oportunidad a ayudar a crear el futuro que queremos. Para hacerlo juntos, es importante aclarar lo que un sistema alimentario sostenible es, y lo que no.

Como dice la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, un sistema alimentario sostenible se conforma incluyendo el medio ambiente, la gente, los organismos y procesos, y esto es lo que hace que podamos acceder a la alimentación. Y con la población mundial creciendo como lo está haciendo, los sistemas que usamos para producir, procesar y llevar los productos agrícolas a los consumidores deben ser sencillamente sostenibles.

Una tendencia común es pensar que la respuesta es la alimentación local – comprar cerca de casa, ir a tiendas pequeñas. El sistema local puede ser eficiente a veces, pero no basta sólo con comer dentro de un radio determinado. La sostenibilidad necesita de la eficiencia, y la eficiencia se basa en obtener lo mejor de lo que has aportado. Con un problema mundial de hambruna, los sistemas locales son sólo una parte de los esfuerzos interconectados necesarios para asegurar que podemos continuar produciendo alimentos nutritivos para el futuro.

Para un sistema global, la colaboración debe de ser global. Es la forma en la que resolvemos los retos que se arraigan en la realidad local. Por ejemplo, fijémonos en Nigeria. En el 2050, se espera que la población de Nigeria supere a la de los Estados Unidos, y alimentar este crecimiento de población es una gran preocupación. La mandioca, tubérculo de una de las cosechas más tolerantes a la sequía, es un básico local. Promover el uso de la mandioca es una prioridad en el gobierno nigeriano. Los nigerianos cosechan mandioca – más que cualquier otro país en el mundo- aun así importan desde Estados Unidos más trigo para hacer pan que cualquier otro país. En DuPont, nuestros compañeros en Sudáfrica hicieron posible reemplazar parte de ese trigo por mandioca en el pan. Su trabajo no solo permite una alta calidad en productos horneados, sino que incrementa la renta de los productores de mandioca pudiendo permitirse dietas más nutritivas.

La solución técnica de Sudáfrica refuerza la necesidad de un esfuerzo global que apoye los sistemas locales, pero esa solución técnica por sí misma sólo ofrece un mejor pan hecho de mandioca. La gente sana necesita un sistema alimenticio sano, no solo una solución técnica aislada. Necesitan a científicos que apliquen esa solución, además de necesitar la colaboración de las personas que cosechan mandioca. Necesitan organismos que promuevan dietas sanas, y que incluyan la mandioca. Necesitan consumidores que demanden la opción a dietas más sanas.

Lo mismo pasa con Etiopía. Cambiando de un maíz libre de polinización a una semilla híbrida y usando suministros y técnicas agrícolas mejoradas, sabemos que los agricultores pueden mejorar su rendimiento en un 50% más. Pero no se beneficiarían del gran incremento si están desconectados de otra parte del sistema. Es por eso que colaboramos con el gobierno y con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional para poner en marcha un programa donde las nuevas instalaciones de almacenamiento sean construidas para almacenar semillas y así los agricultores puedan esperar al mejor precio de mercado. Esto también reduce las pérdidas de después de la cosecha del grano en un 20%. Para conocer el incremento de la demanda de nuestros híbridos, DuPont ha abierto una planta de proceso de semillas y un almacén en las inmediaciones. Además trabajamos con el Ministerio de Agricultura y otras entidades para proveer la formación necesaria para apoyar a los agricultores. Ninguna de las partes – mayor rendimiento, planta de alta tecnología, mayores beneficios- supondría por sí sola una gran diferencia, pero sí lo hacen cuando se abordan como integrantes de un sistema.

También es muy común el uso de “orgánico” haciendo referencia a lo sostenible, pero este no es necesariamente el caso. Una estimación entre el 40-60% de las cosechas globales se perderá por insectos o malas hierbas que no tengan productos para la protección de las cosechas- que representan una gran pérdida de los recursos utilizados para que éstos crezcan. En Europa, fuimos capaces de trabajar con grandes productores de alimentos para usar los sistemas DuPont™Evalio® de para monitorizar plagas, optimizar el ritmo de rociar, elegir la protección de cosecha más adecuada y minimizar las aplicaciones innecesarias. Un estudio independiente observó la producción de tomate en la provincia italiana de Foggia, que produce 1.6 millones de toneladas de tomate al año. Donde se usó DuPont™Evalio® el daño en la fruta causado por plagas de insectos se redujo de un 5.7% a un 1% y, de media, se aplicaba una vez menos. Esto pasa por un sistema que depende no sólo de los datos, sino de la colaboración entre DuPont, grandes productores de alimentos, los cultivadores y para finalizar los consumidores que buscan productos más sostenibles en los estantes.

Hablando de consumidores, mencioné los ingredientes. DuPont está muy involucrada en proteínas de soja. Sin duda alguna, la soja es una fuente de proteína que tiene el potencial de ser verdaderamente sostenible, por lo que maximizar la soja mundialmente puede mejorar la nutrición mientras se preservan las fuentes naturales. Por cada kilocaloría de energía usada para producir soja, ésta genera 415 kcals- comparado con 20.6 de leche y 3.7 de cerdo. Cultivar una tonelada de soja requiere sobre 9.500 litros de agua, frente a los 17.000 del pollo y los 78.500 del cordero. Es una opción muy sostenible, pero aun así no es la única opción.

Estos son sólo unos pocos ejemplos que muestran que es posible que la alimentación puede ser cada vez más sostenible y nos llenan de optimismo. La ciencia desempeña un papel trascendental. Pero el siguiente paso tiene que ser la colaboración, y en DuPont estamos decididos a ayudar a crear un mayor sistema de colaboración alimenticio. Para reunir a la gente indicada, hemos patrocinado el Global Food Security Index, desarrollado por una entidad externa, que analiza los parámetros de la seguridad alimenticia. Facilitando un idioma común para debatir, podemos determinar qué no es un sistema de alimentación sostenible y empezar a colaborar para construir uno que sí sea.