Acceder

“De esta crisis puede surgir un cambio de modelo energético por pura necesidad”

En la década de 1970, cuando el cuidado del medio ambiente se veía como el capricho de unos excéntricos, el Premio Nobel de Química 1995 Mario Molina (Ciudad de México, 1943) ya alertaba sobre el impacto que podían tener los aerosoles con CFC en la capa de ozono. Los trabajos de este ingeniero químico sentaron las bases del Protocolo de Montreal para la eliminación de las emisiones mundiales que agotan el ozono atmosférico, lo que valió el premio Nobel de Química en 1995. Hoy trata de conseguir un éxito parecido frente al cambio climático. Galones no le faltan: es uno de los 21 científicos que asesoran al presidente Obama. Recientemente visitó Lindau (Alemania), donde charló con SINC.

“De esta crisis puede surgir un cambio de modelo energético por pura necesidad”
29 julio, 2013
Compartir