Acceder
Edificio con mortero autolimpiante. Fundación Descubre

Nuevos materiales para ‘autolimpiar’ las fachadas de los edificios históricos

Investigadores de la Universidad de Córdoba han desarrollado productos para facilitar la ‘autolimpieza’ de las fachadas de edificios patrimoniales. El secreto son unos aditivos que en contacto con el agua y la luz solar, degradan la materia orgánica. Estos materiales se han preparado a base de residuos industriales.

Expertos del Grupo de Investigación Química Inorgánica de la Universidad de Córdoba han fabricado nuevos materiales de construcción destinados a la restauración de edificios históricos, como productos para las fachadas que cuentan con la capacidad de ‘autolimpiarse’.

En la preparación de estos materiales, los expertos han aplicado componentes obtenidos de la reutilización de residuos industriales, revalorizándolos y evitando así su posterior almacenamiento en vertederos, con el impacto medioambiental que esto supone.

En el estudio, publicado en la revista científica ChemSusChem, los investigadores han desarrollado materiales capaces de mantener limpias las fachadas restauradas gracias a una nueva formulación química. Esta incluye aditivos que, cuando se ponen en contacto con la luz solar y la humedad, son capaces de degradar la materia orgánica.

“De este modo, los productos que se adhieren en las paredes, tanto los residuos orgánicos procedentes de la emisión de gases del tráfico como los hongos y bacterias, se descomponen y arrastran con el agua del rocío o la lluvia dejando limpias las fachadas”, explica el catedrático de la Universidad de Córdoba, Luis Sánchez.

Edificio con mortero autolimpiante

De momento, los investigadores ya han demostrado la eficacia de estos productos a escala de laboratorio gracias a la colaboración de una empresa constructora del Grupo PUMA. “Los resultados han sido muy satisfactorios a nivel básico, y el siguiente paso será aplicarlo en fachadas patrimoniales de la ciudad de Córdoba”, sostiene Sánchez.

El investigador añade: “También hemos demostrado que el tratamiento adecuado de un residuo industrial conduce a la preparación de un material de construcción sostenible, evitando por tanto su posterior eliminación en vertederos. Además, ahorra en el uso de ciertas materias primas como el carbonato de calcio, muy presente en la naturaleza”.

De hecho, esta investigación no sólo se centra en la rehabilitación de fachadas externas de edificios emblemáticos, sino también en la preparación de diferentes materiales que podrían proporcionar nuevos beneficios para la salud y el medio ambiente. “Esta aplicación, que ya está siendo estudiada por el equipo, sería de gran interés puesto que eliminaría de la atmósfera determinados gases, emitidos por la industria y los vehículos, que son muy nocivos”, apostilla Sánchez.

Estos resultados son fruto del proyecto de excelencia Desarrollo de morteros de alto valor añadido para su aplicación en la restauración y mantenimiento de edificios patrimoniales financiado por la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía.

Fuente: Fundación Descubre