Acceder

Internalización y Energía

El gran desarrollo del fracking en Estados Unidos, que permite liberar petróleo ligero en formaciones compactas y gas de esquisto -shale oil y shale gas-, y su efecto sobre los precios del gas -en 2012 se comercializó en Estados Unidos a un quinto de los precios de importación en Europa y a un octavo de los de Japón-, ha supuesto la liberación de exportaciones de carbón a Europa y cierto desplazamiento del gas. Además, a mayor plazo, las previsiones indican que Estados Unidos será el mayor productor mundial de petróleo hacia 2020 y que, una década más tarde, se convertirá en exportador neto de esta fuente.

Internalización y Energía
6 junio, 2013
Compartir