Acceder
Levapren, de Lanxess, en los revestimientos de suelos de cocina de aviones

Seguridad por todo el mundo

La cocina no es precisamente lo primero que viene a la mente al pensar en un avión y sin embargo, en vuelos de larga distancia es un lugar donde hay una actividad considerable. Seguridad, robustez y resistencia son consideraciones clave a la hora de elegir los materiales que incorporan, como lo es el hecho de que deben ser materiales ignífugos y que garanticen un montaje rápido y sin problemas.

Los revestimientos para suelos que se usan en los aviones que hacen vuelos de larga distancia tienen que cumplir con un gran número de requisitos, por motivos de seguridad entre otras razones. Esto se aplica en especial a los materiales con que se reviste el suelo de las cocinas de los aviones, que deben ser robustos, antideslizantes y resistentes a la llama. Ingenieros de Metzeler Technical Rubber Systems GmbH, filial de la firma estadounidense de suministros para automóviles Cooper Standard, han desarrollado los nuevos revestimientos para suelos Duroflex y Durofloor como alternativa innovadora y duradera a los revestimientos de silicona que se venía utilizando hasta la fecha.

Estos nuevos productos, que son antideslizantes y fáciles de pegar, destacan, entre otras cualidades, por sus excelentes propiedades ignífugas y de resistencia al desgaste. Uno de sus componentes es el denominado Levapren, una materia prima libre de halógenos que fabrica la Lanxess, pionera en la producción de caucho sintético.

“Las cocinas de aviones de gran envergadura no son tan pequeñas como muchos se imaginan”, apunta Joachim Bormuth, responsable de gestión de calidad en Metzeler. “Las zonas de cocina de un Airbus A320 suman unos 24 m² y si nos referimos al Boeing 747 o al Airbus A380 podemos estar hablando de más de 100 m²”. Dado que estas zonas están equipadas con aparatos como hornos microondas o máquinas de café, y cuentan además con numerosas conducciones eléctricas muy próximas entre sí, resulta necesario dotarlos de una protección contraincendios adecuada. A esto hay que sumarle otros requisitos que debe cumplir el material: que tenga poco desgaste, que no se ensucie fácilmente y que presente una buena adherencia. También hay que garantizar un montaje rápido y sin problemas.

Hasta ahora, los principales requerimientos se cubrían utilizando revestimientos flexibles o laminados rígidos con una capa superior de caucho de silicona, pero estos materiales se desgatan rápidamente. Además, impiden que el revestimiento resista los daños causados por la caída de objetos punzantes sobre él. En muchos casos, la utilización de este tipo de revestimientos tampoco tiene muchos partidarios desde el punto de vista de la rentabilidad. El material que acabó convenciendo a Metzeler es una variante especial del caucho sintético Levapren EVM de Lanxess.

Para Michael Herrmann, experto de la unidad de negocio High Performance Elastomers de Lanxess, “Levapren es, en muchos casos, un material ideal: es un caucho que no contiene halógenos, por lo que en caso de incendio no produce gases que contengan ácido clorhídrico; de ese modo, las vidas humanas no sufren daños, los materiales tampoco y los equipos de salvamento no se estropean. Además, Levapren al arder produce un humo poco denso, con lo que en caso de emergencia se mantiene durante más tiempo una buena visibilidad para encontrar las salidas de emergencia”.

El material se ofrece en muy diversas polaridades, por lo que las manchas de aceites o alimentos acumuladas sobre la superficie resultan fáciles de eliminar. Los productos de limpieza agresivos tampoco pueden dañarlo. Pese a la gran cantidad de sustancias de relleno que contiene, el material también cumple con las severas exigencias propias del entorno aeronáutico en lo que a baja densidad se refiere. Además, esta rentable materia prima destaca por lo fácil que resulta pegarla. Esto no solo contribuye a que los flexibles suelos Duroflex se puedan colocar de forma segura y duradera, sino que también permite asegurar la rentabilidad en la fabricación de los laminados de Durofloor, así como mantener un alto nivel de calidad.

La presencia de Levapren en los revestimientos para suelos Duroflex y Durofloor de Metzeler ha pasado su bautismo de fuego: hace ya año y medio que el material está en servicio en dos aviones de una conocida compañía aérea. “Estamos muy satisfechos del resultado del test de vuelo ?manifiesta  Joachim Bormuth?. Tras esta prueba de carga, el suelo tiene un aspecto mucho mejor que muchos productos de silicona.”

Para más información:

Sofía Carmona / María Cobos
Cohn & Wolfe – Gabinete de Comunicación de LANXESS
Tel: 91 531 42 67
Sofia.carmona@cohnwolfe.com; maria.cobos@cohnwolfe.com