Acceder
Antonio Echavarren lidera uno de los 18 grupos científicos del ICIQ

Oro para producir fármacos

La concesión del prestigioso premio ERC Advanced Grant de la Comisión Europea, dotado con 2,5 millones de euros para los próximos cinco años, va a permitir a Antonio Echavarren seguir avanzando en la obtención de fármacos utilizando oro como catalizador en el Instituto Catalán de Investigación Química (ICIQ) de Tarragona, donde es vicedirector para asuntos académicos y lidera uno de los 18 grupos científicos.

Que el oro es un valor seguro ha vuelto a quedar demostrado en estos tiempos de crisis. Pero el metal más noble de la naturaleza no sólo es una buena inversión económica; los científicos han puesto sus ojos en él y los resultados están siendo brillantes. Desde hace una década desarrollan una nueva química a partir de este metal, abriendo un abanico de aplicaciones médicas y para la fabricación de nuevos materiales. Esta línea de investigación, en la que el catedrático Antonio Echavarren trabaja desde el año 2003, se conoce como catálisis del oro.

«La catálisis es una manera de transformar un compuesto en otro de una manera más rápida y sencilla, y generando menos subproductos. Es uno de los procesos más importantes de la Química, porque permite realizar reacciones muy difíciles en pocos minutos y a temperatura ambiente», señala Echavarren. «El oro se está convirtiendo en una de las mejores herramientas para preparar productos bioactivos, tanto en laboratorios de investigación como en la industria farmacéutica y agroquímica».

«Por ejemplo, en 2010 completamos la síntesis de la englerina A, un potente antitumoral, y este año acabamos de sintetizar otro producto natural con potente actividad antihepatitis B. En ambos casos, las etapas clave de la síntesis son reacciones catalizadas por oro» añade Echavarren, que empezó a trabajar con este metal precioso en la Universidad Autónoma de Madrid.

«El oro tiene una historia muy interesante y presenta muchas ventajas. Es un metal muy especial, como ya revela su color dorado. En Química se le consideraba inerte. Es el metal más noble y no se oxida en el aire. Se parece al platino pero es más barato y mucho más abundante que éste. Parece muy caro, pero se recupera muy bien tras las reacciones, se comporta de manera muy noble y las cantidades que necesitamos son muy bajas», explica.

«Aunque desde un punto de vista químico tenía aplicaciones interesantes, en catálisis homogénea ha sido ignorado hasta hace poco. Es curioso porque es bien conocido desde la antigüedad y es uno de los metales que más se ha manipulado, pero ha sido uno de los últimos metales utilizados en este campo, en el que sí se emplean otros como el paladio, el níquel, el cobre, el rodio o el rutenio», relata el científico. «La química del paladio tardó 25 años en desarrollarse. Ahora todo va mucho más rápido y ya hay empresas farmacéuticas importantes que usan la química del oro».

Sintetizar moléculas complejas en pocos pasos

Echavarren explica que lo ideal en Química es poder construir moléculas complejas en pocos pasos, con pocas reacciones, y en pocos días. Y el oro permite lograrlo: «Hasta el punto de que llega a orquestar transformaciones que hemos denominado gimnástica molecular».

El compuesto natural englerina A se obtiene de una planta, Phyllanthus engleri, y según señala el científico, se está investigando su capacidad para combatir el cáncer de riñón. No obstante, el estudio está en una fase inicial.

Básicamente, el trabajo de estos investigadores consiste en imitar las moléculas de la naturaleza. Se inspiran en ellas para conseguir en el laboratorio una molécula artificial idéntica a la natural, utilizando el catalizador de oro. «Estamos descubriendo cómo se comporta, escribiendo un nuevo capítulo, pues es una química totalmente nueva. Lo importante es innovar y conseguir nuevas transformaciones». Echavarren destaca que ése es el objetivo del ICIQ, un centro que tiene una configuración diferente a lo habitual en el resto de España: «No tenemos departamentos, ni nombres. Queremos abordar la Química como es, sin fronteras».

”La concesión de esta beca supone una de las mayores satisfacciones en mi carrera científica” dice Antonio Echavarren. ‘Es un reconocimiento al esfuerzo personal tanto como al de un grupo formado por colaboradores jóvenes que, aunque ha ido cambiando mucho con el tiempo, siempre se ha destacado por su talento y entusiasmo”.

“La beca ERC Advanced Grant nos va a permitir explorar nuevas áreas de la química del oro, desarrollando nuevos tipos de catalizadores que permitan acceder a objetivos sintéticos más ambiciosos,  tanto en lo que se refiere a nuevos métodos de construcción de moléculas complejas como en aplicaciones en química de materiales”, continua. Uno de los objetivos de su proyecto es sintetizar grafeno artificial, un material en el que la industria ha depositado grandes esperanzas por sus extraordinarias cualidades.

Nazario Martín, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y director adjunto del Instituto IMDEA Nanociencia, ha sido otro de los españoles galardonado con el ERC Advanced Grant por su proyecto de investigación sobre fullereno, nanotubos de carbono y grafeno.

La información es una adaptación del artículo ‘Oro para luchar contra el cáncer’ de Teresa Guerrero, aparecido en el diario El Mundo el 24 de noviembre de 2012.