Acceder
Perspectiva Bayer de Innovación 2012

‘Mejorar la vida de las personas a través de la innovación’. Foro de Prensa Bayer 2012

El 14 de noviembre Bayer ofreció en su sede central en Leverkusen (Alemania) su foro de prensa internacional Perspectiva Bayer de Innovación 2012, donde máximos ejecutivos de la compañía explicaron la evolución de las distintas divisiones y las innovaciones que vienen. Bayer presentó más de 600 patentes el año pasado, tiene una línea de I+D farmacéutica con 35 proyectos en fase de desarrollo clínico y cinco productos farmacéuticos con un potencial de facturación máxima superior a los 5.500 millones de euros anuales. Bayer CropScience presenta asimismo un fuerte desarrollo. La multinacional química ha invertido en 2012 unos 3.100 millones de euros en I+D, con más de 800 acuerdos de colaboración con institutos de investigación y universidades.

“Solo podremos dar respuesta a los retos mundiales del comienzo del tercer milenio mediante innovaciones”, afirmaba el pasado 14 de noviembre el Dr. Marijn Dekkers, presidente del Consejo de Dirección del Grupo, ante los aproximadamente 140 periodistas que asistieron en Leverkusen al foro de prensa Perspectiva Bayer de Innovación 2012. Para el máximo ejecutivo de Bayer, tendencias como el crecimiento de la población, el cambio demográfico, la ecología o la sostenibilidad suponen grandes oportunidades para la compañía. Por eso, Bayer volverá a invertir durante este año unos 3.000 millones de euros en investigación y desarrollo. El Grupo cuenta con casi 13.000 investigadores en todo el mundo, cuyo trabajo permitió registrar más de 600 solicitudes de patente el año pasado.

“Cuando hablamos de innovación siempre se trata de crear valor para nuestros clientes y para la sociedad —añadió Dekkers—. Nuestra declaración de principios lo resume muy bien: “Bayer: Science For A Better Life”. Esto significa que nuestros éxitos científicos deben contribuir a mejorar la vida de las personas”. La investigación y el desarrollo de Bayer se centran fundamentalmente en las biociencias, esto es, en la salud de personas, animales y plantas.

Evolución positiva de los proyectos farmacéuticos avanzados

La evolución de Bayer está siendo especialmente positiva en lo que respecta a los nuevos productos farmacéuticos que se encuentran en la fase III de desarrollo clínico, donde se han vuelto a lograr éxitos decisivos en los últimos meses. Así lo explicó Dekkers, quien mencionó los últimos avances en relación con el anticoagulante Xarelto™, los antitumorales Stivarga™ y dicloruro de radio 223 (Alpharadin), el medicamento oftalmológico aflibercept (VEGF Trap-Eye) y el antihipertensivo pulmonar riociguat. Estos son solo algunos de los productos de la nutrida línea de desarrollo farmacéutico de Bayer, que actualmente cuenta con 35 proyectos en la fase de desarrollo clínico.

Xarelto™ está autorizado en hasta 120 países de todo el mundo (el número varía según las distintas indicaciones). Dekkers señaló que, tras su primera autorización en 2008, más de 2,5 millones de pacientes de todo el mundo han tomado Xarelto™ en la práctica clínica cotidiana. Añadió que el medicamento puede evitar dos de cada tres accidentes cerebrovasculares (ictus) en pacientes con fibrilación auricular y, a diferencia de otros anticoagulantes novedosos, solo necesita administrarse una vez al día.

Nuevas vías para aumentar la producción de alimentos

Dekkers también destacó la gran importancia de la fitosanidad, y explicó que el correspondiente subgrupo cuenta con una cartera equilibrada de nuevos productos y productos en investigación: los fungicidas XproTM y LunaTM y el insecticida SivantoTM, destinado sobre todo para su uso en frutales, hortalizas y distintos cultivos agrícolas. A ellos se añade el producto VotivoTM  que proporciona una protección biológica contra los nematodos, pequeños gusanos que dañan las raíces, y una nueva variedad de la familia de semillas de algodón FiberMaxTM, que presenta tolerancia a los herbicidas y resistencia a los insectos contribuyendo así de forma notable a mejorar las cosechas.

Dekkers ilustró la utilidad de esas innovaciones con el ejemplo de Xpro™, que el año pasado ya se utilizó en Alemania en una cuarta parte de las superficies dedicadas al cultivo de cereal. Explicó que Xpro™ permite aumentar la producción en una media del 5%, un incremento que el año pasado supuso 500.000 toneladas de cereales sólo en Alemania. “Para visualizar mejor esa cantidad adicional, consideren que harían falta 20.000 vagones de ferrocarril para transportarla. El tren tendría más de 150 Km. de longitud: llegaría desde Leverkusen hasta Frankfurt”, señaló el presidente del Consejo de Dirección.

Ante la gran aceptación social de los alimentos de cultivo biológico, en el futuro los productos fitosanitarios biológicos cobrarán una gran importancia. Dekkers subrayó que Bayer quiere estar representada en ese campo desde el primer momento. Los productos biológicos son microorganismos como las bacterias, o metabolitos producidos por éstos, que actúan mediante mecanismos biológicos contra distintas plagas en los cultivos. Aunque Bayer ya está representada en el mercado con productos biológicos como VotivoTM, lanzado recientemente, la adquisición de AgraQuest le ha proporcionado una posición de partida muy buena para lanzar innovaciones adicionales.

Dekkers explicó asimismo que Bayer CropScience cuenta con numerosos proyectos prometedores en los ámbitos de fitosanidad, productos biológicos y semillas. Según las previsiones, estos nuevos productos se empezarán a comercializar entre 2011 y 2016.

Dekkers destacó la extraordinaria posición en que se encuentra Bayer gracias a sus amplios conocimientos y experiencia en torno a la salud de las personas, los animales y las plantas. “Bayer es la única multinacional que reúne estos tres ámbitos bajo un mismo techo”. Partiendo de esa posición, señaló Dekkers, Bayer emprende también nuevos caminos a la hora de innovar. Gracias a los notables avances en biociencias, constantemente se producen nuevos descubrimientos sobre los mecanismos esenciales de las células humanas, animales y vegetales. Estos mecanismos pueden ser muy similares de una especie a otra y permitir así nuevos enfoques de investigación. Por eso, Bayer ha creado las condiciones adecuadas para que sus investigadores de los distintos subgrupos puedan colaborar sistemáticamente, y de forma mucho más intensa, para generar innovaciones.

Bayer MaterialScience se centra en la mejora de los procesos de producción

Dekkers señaló que, junto a la salud y la alimentación, también la energía, los recursos y la seguridad constituyen desafíos cruciales de nuestro tiempo. Por ello, las mejoras de los procesos de producción suponen en Bayer MaterialScience una de las principales claves para lograr una mayor sostenibilidad. Así, en el caso de la producción de cloro —que requiere gran cantidad de energía—, Bayer está implantando un nuevo proceso que reduce el consumo energético en torno a un 30%. “Este ejemplo demuestra que, a la larga, la eficiencia y la rentabilidad van de la mano. Y, además, al utilizar menos energía también disminuyen las emisiones netas de CO2”, afirmó Dekkers. Lo mismo ocurre con la fosgenación en fase gaseosa para la producción de TDI, una de las materias primas para la obtención de poliuretanos. Dekkers también destacó lo fascinante e innovador que resulta el proyecto de investigación Dream Production, en el que las emisiones nocivas de CO2 se reducen adicionalmente aplicando una tecnología innovadora que permite convertirlo de residuo a materia prima para la producción de plástico.

Colaboración con institutos de investigación y universidades

El Dr. Wolfgang Plischke, vocal de innovación, tecnología y sostenibilidad del Consejo de Dirección de Bayer AG, explicó que la compañía ve buenas oportunidades para desarrollar numerosos productos nuevos e innovadores en colaboración con institutos de investigación y universidades, sobre todo en el ámbito de las biociencias. “En la actualidad, ninguna empresa puede ya aspirar a hacerlo todo por sí sola. Las cooperaciones y alianzas se han convertido en un componente integral de la cultura de innovación de las empresas investigadoras”, señaló Plischke.

Un aspecto decisivo es diseñar estas alianzas de forma inteligente desde el principio. Debe encontrarse el modelo de cooperación adecuado en función de los objetivos y de las capacidades de los participantes. Se trata de que cada socio aporte conocimientos y cualificaciones específicas que permitan alcanzar la meta de modo más rápido y eficiente de lo que sería posible por separado. La importancia creciente de las cooperaciones se refleja en el hecho de que una cuarta parte de los aproximadamente 3.000 millones de euros que Bayer dedica a investigación y desarrollo correspondan a colaboraciones externas. Las colaboraciones en el área biológica son las más importantes, y suponen más de dos terceras partes. Plischke explicó que Bayer dispone de una excelente red, en continuo crecimiento, que abarca a más de 800 socios en numerosos países del mundo.

Plischke citó numerosos ejemplos correspondientes a Bayer HealthCare. Así, los alrededor de 7.500 empleados de I+D de este subgrupo presentaron el año pasado 146 solicitudes de patente y participaron en 326 cooperaciones con universidades, institutos de investigación y empresas de todo el mundo. “Las colaboraciones abarcan todas las etapas de la cadena de creación de valor farmacéutico, desde la idea inicial hasta la comercialización y venta conjuntas, pasando por todas las fases de investigación y desarrollo”, explicó Plischke. Bayer HealthCare mantiene colaboraciones estratégicas en distintas áreas, sobre todo en oncología pero también en enfermedades cardiovasculares y salud femenina.

En el área de investigación y desarrollo de Bayer CropScience trabajan unos 4.500 empleados, que el año pasado presentaron 204 solicitudes de patente, 132 solicitudes de protección de variedad vegetal y participaron en 420 cooperaciones con universidades, institutos de investigación y empresas de todo el mundo. “Nuestro objetivo es proporcionar la primera o la mejor solución para optimizar la producción en los principales cultivos mundiales”, resaltó Plischke. Entre ellos figura, por ejemplo, el trigo, donde el aumento de la producción mediante métodos convencionales ya no puede seguir el ritmo de crecimiento de la población mundial. El desarrollo de una nueva variedad vegetal requiere, aproximadamente, el mismo tiempo que el de un nuevo fármaco: entre ocho y doce años. “Para ello contaremos con la ayuda de una red internacional de fito mejoradores y de cooperaciones con destacados institutos de investigación”, señaló Plischke. Bayer CropScience mantiene colaboraciones para la mejora de semillas de algodón y para el desarrollo de herbicidas con nuevos mecanismos de acción, entre otros.

Los aproximadamente 1.000 empleados de I+D de Bayer MaterialScience por otra parte, registraron el año pasado 250 solicitudes de patente y participaron en 60 cooperaciones con universidades, institutos de investigación y empresas de todo el mundo. Plischke citó un revestimiento antisísmico —que podría mejorar notablemente la seguridad de las personas en regiones con alto riesgo de terremotos— como ejemplo de colaboración eficaz con socios muy diversos en la cadena de creación de valor. Bayer también mantiene varias colaboraciones en el área de la eficiencia energética que han servido, entre otras cosas, para desarrollar un innovador sistema modular para la iluminación de vías públicas: solo con el uso de la eficiente tecnología LED se puede reducir hasta en un 70% el consumo de energía con respecto a las farolas convencionales. Otro ejemplo mencionado por Plischke fue un nuevo sistema aislante de poliuretano para refrigeradores, que disminuye aún más la conductividad térmica.

Las innovaciones sólo pueden surgir en determinadas condiciones

“Apostamos claramente por las innovaciones porque solo ellas aseguran nuestro futuro” resumió Dekkers. “No solo el de la empresa, sino el de los seres humanos de todo el planeta”. Las innovaciones, con todo, sólo pueden surgir en determinadas condiciones. La innovación no sólo es una cuestión de dinero, también requiere curiosidad y disposición al cambio y a la mejora continua. “Es algo que debe enseñarse y fomentarse. Por eso, para cualquier país o región que aspire a innovar es imprescindible un buen sistema de educación y formación. Pero también es importante que en la sociedad exista una actitud abierta hacia lo nuevo y que no vivamos en una sociedad que, por temor a los riesgos, cierre los ojos ante las oportunidades”. Se trata de fomentar estas capacidades y actitudes, una tarea que requiere la participación de la política, el sistema educativo y el mundo empresarial.

Más información:

Loli Rosales / Sara Marrón
Tel.: 93 488 12 90
dolores.rosales@edelman.com / sara.marron@edelman.com

Carlota Gómez / Susana Vilas
Comunicación Corporativa Bayer Hispania
Tel.: 93 228 4357
carlota.gomez@bayer.com / susana.vilas@bayer.com
www.bayer.es