Acceder
Moléculas de alto valor añadido a partir de biomasa

Moléculas de alto valor añadido a partir de biomasa

Acuerdo para el desarrollo de métodos y procesos químicos encaminados a la obtención de moléculas de alto valor añadido a partir de la biomasa de caña de azúcar.

Desarrollar métodos y procesos químicos para la obtención de moléculas de alto valor añadido a partir de biomasa de caña de azúcar. Éste es el objetivo del acuerdo alcanzado por la multinacional de especialidades químicas Rhodia y el Laboratorio Nacional de Ciencia y Tecnología del Bioetanol (CTBE) en Brasil, según ha anunciado Solvay. El acuerdo establece que investigadores de ambas partes trabajarán conjuntamente en el CTBE en el desarrollo de los bloques químicos que en la actualidad se utilizan en diversas aplicaciones y mercados en los que opera el grupo Solvay, para que las fuentes de energía no renovable utilizadas en los procesos de producción de la multinacional química puedan reemplazarse con biomasa.

La responsable de Investigación del CTBE, Maria Teresa Barbosa, ha indicado que en los primeros dos años el desarrollo de estas tecnologías se realizará a escala de laboratorio, y después pasarán a los ensayos en plantas piloto. Este proyecto pionero de química en el CTBE también incluirá la realización de simulaciones informáticas sobre una Biorefinería Virtual de la Caña de Azúcar (BVC).

El proyecto recibirá el apoyo de la Banca nacional brasileña para el desarrollo y el Banco Nacional do Desenvolvimento Econômico e Social – BNDES, que aportará 7.0 millones BRL (2.8 millones EUR) en tres años.

Por su parte, Rhodia también contribuirá aportando su conocimiento en el área química para desarrollar nuevas vías de creación de moléculas de alto valor añadido. Thomas Canova, director de Investigación y Desarrollo de Rhodia en Latinoamérica, indica que esta colaboración ha unido a dos organizaciones fuertemente comprometidas con el desarrollo de la química basada en la caña de azúcar en Brasil, uno de los ejes estratégicos de crecimiento de ese país. “Esta iniciativa está en línea del compromiso de Solvay con el desarrollo de la química basada en materias primas renovables, y de la importancia que damos a la creación de valor”, añade Canova.

CBTE, el Laboratorio Nacional de Ciencia y Tecnología del Bioetanol, es una institución de Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) del etanol basado en la caña de azúcar. Abierto a usuarios externos, el CTBE fue creado para contribuir al liderazgo de Brasil en la producción de bioetanol, buscando respuestas a los retos científicos y tecnológicos en el conjunto de su ciclo de producción. Sus científicos y técnicos contemplan la caña de azúcar como una fuente de carbono que puede ser transformada de manera eficiente en combustible y en diversos productos para las industrias química, farmacéutica y de la alimentación, entre otras, convirtiendo los molinos en biorefinerías. Cerca de 9,000 m2 de superficie construida repartidos en laboratorios y una unidad industrial son utilizados para la realización de experimentos científicos y para el escalado de procesos de interés para la industria energética basada en la caña de azúcar.  Esta infraestructura se une a los esfuerzos científicos realizados en Brasil para llegar a la obtención de un combustible que sea altamente productivo y que al mismo tiempo obtenga el máximo partido de esta materia prima y contribuya a la sostenibilidad del sector.

Rhodia por su parte, miembro del grupo Solvay, es una compañía internacional de especialidades químicas, firmemente comprometida con el desarrollo sostenible.
 
Solvay es un grupo químico internacional comprometido con el desarrollo sostenible y claramente focalizado en la innovación y en la excelencia operacional.  Alrededor del 90% de sus ventas se realizan en mercados en los que se encuentra entre los 3 primeros líderes a nivel mundial.  Solvay ofrece una amplia gama de productos que contribuyen a mejorar la calidad de vida así como los resultados de nuestros clientes en los mercados de bienes de consumo, construcción, automóvil, energía, agua, medio ambiente y electrónica. Solvay, cuya sede está en Bruselas, emplea alrededor de 29.000 personas en 55 países y ha generado una cifra de negocios de 12,7 mil millones de euros en 2011. 

Más información:

Carla Liébana
Solvay – Comunicación

carla.liebana@solvay.com 
Tel.: 937 734 454