Acceder
Bicarbonato sódico: tan común y tan desconocido

Bicarbonato sódico: tan común y tan desconocido

Presente en la mayoría de los hogares, el bicarbonato sódico, comúnmente denominado “bicarbonato”, se utiliza en numerosas aplicaciones. Presentamos aquí tres de ellas.

El bicarbonato de sodio (NaHCO3), también llamado bicarbonato sódico, hidrogenocarbonato de sodio o carbonato ácido de sodio, es un compuesto sólido cristalino de color blanco muy soluble en agua, con un ligero sabor alcalino. Se puede encontrar como mineral en la naturaleza, pero casi todo el que utilizamos se sintetiza en un proceso derivado del proceso Solvay de producción de carbonato de sodio (Na2CO3). De hecho, ambos compuestos reciben el mismo número E-500.

El bicarbonato sódico se utiliza de muchas maneras, y todas las aplicaciones coinciden en aprovechar el hecho que el bicarbonato sódico libera dióxido de carbono (CO2) cuando forma parte de determinadas combinaciones químicas, o cuando se calienta (descomposición térmica).

Así, por ejemplo, como antiácido, reacciona con el ácido clorhídrico (HCl) del estómago, neutralizándolo en la siguiente reacción: NaHCO3 + HCl  –> NaCl + H2O + CO2. Lógicamente, su uso está desaconsejado en pacientes hipertensos por el aporte adicional de sal (NaCl) que produce.

El bicarbonato sódico se utiliza también como agente extintor seco del fuego porque en su descomposición térmica, más rápida cuanto mayor sea la temperatura, libera agua vaporizada y dióxido de carbono, que desplaza el oxígeno y por lo tanto ahoga el fuego sin tener que utilizar líquidos. Con ello se evita estropear maquinaria y equipos, como por ejemplo, equipos electrónicos.

Por último, como aditivo alimentario el bicarbonato de sodio es parte esencial de los gasificantes para repostería, conocidos como “Levadura Royal”; mezclando una sal ácida de potasio para acelerar el proceso, una base, normalmente de harina de trigo, y el bicarbonato sódico, éste consigue el efecto que las levaduras naturales producen en el pan tradicional, que es liberar dióxido de carbono durante su cocción, y con ello se gasifica la masa, haciéndola esponjosa y mucho más apetecible.

Más información:

Luis Blanco-Urgoiti
Asociación Vizcaína de Empresas Químicas- Agrupación de Servicios para la Industria Química Vasca (AVEQ – Kimika)

lblanco.aveq@cebek.es
Tel.: 94 400 28 00

21 marzo, 2012
Compartir
Temas