Acceder
Química para una nueva fuente de energía

Química para una nueva fuente de energía

Personal investigador del Departamento de Química de la Universidad de Girona descubre que se puede descomponer el agua de forma muy eficiente utilizando complejos de hierro como catalizador. El estudio, publicado en la revista Nature Chemistry, abre la vía a la posibilidad de desarrollar nuevas fuentes de energía.

Sustituir el petróleo por fuentes de energía renovables es uno de los objetivos más decisivos para reducir el efecto del cambio climático. La fuente de energía más abundante y limpia es la luz solar, y por este motivo uno de los sueños de la ciencia moderna es utilizar la luz solar para favorecer las reacciones químicas. El agua como materia prima por otra parte, es abundante e inagotable.

Hace tiempo que se contempla la utilización del hidrógeno como fuente de energía. Una forma de obtener hidrógeno es la descomposición del agua, pero esta descomposición es un proceso energéticamente muy desfavorable. Para conseguirla hace falta un catalizador, es decir, una sustancia química que facilite la reacción, y en la actualidad, los únicos catalizadores eficientes están basados en metales pesados muy tóxicos, caros y poco abundantes, como el iridio o el rutenio, por lo que no son adecuados para el uso a gran escala.

Pero ahora un equipo científico del grupo de Química Bioinorgánica y Supramolecular (QBIS) del Departamento de Química de la UdG ha conseguido la oxidación del agua mediante el uso de complejos de hierro como catalizador y en presencia de luz solar. El hallazgo es relevante porque el hierro es un metal abundante, barato y no tóxico.

La imagen que ilustra la noticia, proporcionada por la Universitat de Girona, muestra la evolución vigorosa (muy eficiente) de oxígeno (burbujas) de una solución acuosa con el catalizador de hierro y un oxidante.

El estudio abre una vía particularmente atractiva para el desarrollo de nuevas tecnologías y también para poder utilizar el hidrógeno resultante de la reacción de descomposición del agua como fuente de energía.

Esta investigación ha sido subvencionada por el Programa Proyectos de Excelencia de la Unión Europea, por el Ministerio de Ciencia e Innovación y por la Generalitat de Cataluña, a través del programa ICREA Academia.

Fuente:
RECERCAT