Acceder
Productos innovadores para una electromovilidad sostenible

Productos innovadores para una electromovilidad sostenible

Materiales innovadores para las baterías, materiales para una estructura ligera y componentes para la gestión del calor para aumentar la autonomía de los vehículos eléctricos, y soluciones para la generación regenerativa de electricidad y el almacenamiento de energía, hacen posible una electromovilidad sostenible y respetuosa con el clima.

Las baterías, pura química, son la tecnología fundamental de la electromovilidad del futuro. Así, durante los próximos cinco años BASF invertirá una cifra de tres dígitos en millones de euros en la investigación, desarrollo y producción de materiales para baterías, destinando parte de esta inversión a la construcción de una planta de producción para materiales catódicos avanzados en Elyria (Ohio, EEUU). Está previsto que la nueva instalación, en la que se ha efectuado una inversión de más de 50 millones de dólares, suministre materiales catódicos para la producción de baterías de iones de litio de alta capacidad a partir de mediados de 2012.

Nuevos materiales que permiten crear baterías con mayor capacidad

Además de materiales catódicos innovadores, BASF se ha adentrado recientemente en el campo del desarrollo de electrolitos. Unos electrolitos a medida de alta calidad son esenciales para la capacidad de las baterías. “Al introducirnos en el negocio de los electrolitos ampliamos nuestra cartera de soluciones innovadoras para baterías de iones de litio de alta capacidad y, como futuros proveedores de sistemas, podremos reforzar la competitividad de nuestros clientes en el ámbito de la electromovilidad”, ha declarado el Dr. Andreas Kreimeyer, miembro de la Junta Directiva y director ejecutivo de Investigación de BASF SE. Además de desarrollar materiales para baterías de iones de litio, lo que incluye soluciones para ánodos y separadores, BASF también investiga futuros conceptos de batería, como las baterías de azufre-litio o aire-litio.

Nuestras investigaciones contribuyen en gran medida a lograr que los automóviles eléctricos sean asequibles, respetuosos con el medio ambiente y sostenibles. Para conseguirlo necesitamos baterías y otros componentes innovadores que proporcionen mayor autonomía con un peso y coste menores”, explica Kreimeyer.

Estructura ligera y gestión inteligente del calor para reducir el consumo de energía

Para compensar el mayor peso de la batería, de unos 200 Kg., y lograr una autonomía aceptable, el peso de los vehículos eléctricos debe aligerarse; la forma más inmediata de hacerlo es mediante la utilización de componentes estructurales livianos, lo conlleva nuevas demandas para los materiales entre las que se incluyen propiedades absolutamente nuevas en cuanto a estabilidad térmica, protección electromagnética y resistencia al fuego.

Aunque los plásticos ya contribuyen en gran medida a reducir el peso del vehículo cuando se incorporan en el chasis, interior y compartimiento del motor, aquí hacen falta otros conceptos de estructura ligera y multifunción. En este sentido, BASF está trabajando en resinas epoxi, de poliuretano y de poliamida de fraguado rápido para compuestos reforzados con fibra destinados a la fabricación de carrocerías livianas. Estos materiales pueden obtener un ahorro de peso adicional de entre 100 y 150 Kg. en los componentes estructurales y el chasis.

BASF también ofrece soluciones para mejorar la gestión del calor en los automóviles eléctricos. “Cuando las temperaturas aumentan en verano, el aire acondicionado del coche consume más energía, rebajando su autonomía”, explica Kreimeyer. “Cuando se incorporan en los interiores y en revestimientos automovilísticos, los pigmentos que reflejan los rayos infrarrojos del sol, que son los que generan calor, evitan que la temperatura del interior del automóvil aumente excesivamente. Y mientras que los motores de combustión generan calor que puede aprovecharse como sistema de calefacción en invierno, un vehículo eléctrico necesita consumir electricidad para calentar el habitáculo. Para que el consumo de energía continúe siendo bajo en estas condiciones, es necesario aislar los vehículos eléctricos contra el frío mediante espumas de alto rendimiento, lo que también aumenta, a su vez, la autonomía del automóvil“.

Electromovilidad sostenible: más allá del automóvil eléctrico

Las innovaciones provenientes de la investigación química y una mezcla energética adecuada serán factores clave para lograr la adopción de la electromovilidad sin sacrificar la sostenibilidad. “Hemos adoptado un punto de vista integral sobre esta cuestión. La electromovilidad únicamente contribuirá de manera significativa a la protección del medio ambiente y el clima cuando la electricidad de las baterías se genere de forma altamente eficiente y con menos CO2. Por esta razón, estamos invirtiendo en investigación para encontrar modos de generar electricidad a partir de fuentes renovables, como la energía eólica y solar. También desarrollamos tecnologías de almacenamiento innovadoras porque, en latitudes como las del norte de Europa, no disponemos de estas fuentes de energía las 24 horas del día ni todos los días del año”, añade Kreimeyer.

Si la industria, junto con la política, la ciencia y la sociedad en su conjunto avanzan unidas en la misma dirección, la electromovilidad tendrá éxito y se convertirá en una alternativa asequible y sostenible a la tecnología de combustión interna convencional”, asegura.

Más información:

Noèlia Meijide Fernández
Comunicación y Relaciones Institucionales BASF

noelia.meijide-fernandez@basf.com
Tels: +34 93 496 4045 / +34 607 579 537