Acceder
Fabricación de plásticos con dióxido de carbono

Fabricación de plásticos con dióxido de carbono

El nuevo método contribuye a la sostenibilidad en distintos planos. Así, por ejemplo, el dióxido de carbono podría consolidarse como alternativa al petróleo, que actualmente es la principal fuente de carbono para la industria química. Por otra parte, los propios poliuretanos tiene de por sí un efecto positivo sobre la protección del clima y el ahorro energético. Solo en el asilamiento térmico de edificios ahorran alrededor de 70 veces más energía de la que se utiliza para su producción.

La multinacional química Bayer se dispone a transitar nuevas vías en la producción de plásticos de altas prestaciones mediante el empleo de dióxido de carbono proveniente del sector energético. Para ello se acaba de poner en marcha en el CHEMPARK de Leverkusen una planta piloto con la que se probará el nuevo método a escala técnica. En la planta se fabricará un producto químico al que se añade CO2 y posteriormente se transformará en poliuretano, un material empleado en numerosas áreas de la vida cotidiana. De este modo, el CO2, que como gas de desecho tiene efectos perjudiciales sobre el clima, pasa a poder aprovecharse como materia prima en sustitución del petróleo.

Este método innovador es el resultado del proyecto conjunto de los sectores industrial y científico Dream Production, en el que Bayer colabora con la compañía de suministro eléctrico RWE, de la que procede el CO2 utilizado. Otros socios del proyecto son la Universidad Técnica de Aquisgrán (Alemania) y el Centro de Catálisis CAT, operado conjuntamente por Bayer y la citada universidad. Los investigadores lograron recientemente el avance decisivo en la técnica de catálisis que hace posible el aprovechamiento eficiente del CO2.

Con este proyecto tenemos la oportunidad de convertir a Bayer en líder de mercado en estas tecnologías y, con ello, de asegurarnos también el liderazgo en el ámbito internacional”, manifestó el Dr. Wolfgang Plischke ante los representantes políticos, científicos y de los medios de comunicación presentes, añadiendo: “La inauguración de esta planta piloto da continuidad a la tradición marcada por diversos proyectos en Bayer con los que se han podido encontrar procesos de producción sostenibles mediante tecnologías innovadoras”.

Apoyo estatal y regional

La ministra de Innovación del estado federado de Renania del Norte-Westfalia (NRW) subrayó en el acto de inauguración de la planta: “Aquí se está trabajando en la búsqueda de una solución concreta y altamente innovadora abarcando desde la investigación básica hasta las pruebas en condiciones cercanas a las reales” y añadió que el proyecto constituye un ejemplo de cooperación de éxito entre la industria y la universidad para afrontar uno de los principales retos de la política climática.

El secretario de Estado parlamentario Thomas Rachel, del ministerio alemán de Educación e Investigación, calificó el proyecto de enfoque revolucionario, que cambia radicalmente el estatus del CO2: “Como consecuencia del debate climático, el CO2 ha quedado estigmatizado como gas sucio a los ojos de la opinión pública. Ahora, nosotros estamos fomentando la investigación de alternativas que permitan dar un uso positivo al CO2 como materia prima”.

También el Dr. Klaus Töpfer, en su calidad de director fundador del nuevo Instituto del Clima, el Sistema Terrestre y la Sostenibilidad (IASS) en Potsdam (Alemania), subrayó la necesidad de cerrar el ciclo del carbono: “Hay que emplear el CO2 como recurso en lugar de deshacernos de él como residuo”.

El CO2 para el proyecto proviene de la central térmica de lignito de RWE Power en la localidad de Niederaussem, cerca de Colonia, donde la compañía eléctrica tiene en su centro de innovación del carbono instalaciones para la extracción del dióxido de carbono de los gases de combustión mediante la técnica de lavado.

En la planta piloto —concebida, construida y explotada por Bayer Technology Services— se fabrica con ayuda del dióxido de carbono a escala de kilos uno de los dos componentes necesarios para la producción de poliuretano. Los materiales resultantes se prueban después en otra planta previamente existente de Bayer MaterialScience para fabricar a partir de ellos fundamentalmente espumas flexibles y rígidas de poliuretano.

El estado federado Renania del Norte-Westalia patrocina, junto con Bayer, el centro de catálisis CAT y el proyecto Dream Production recibe una subvención estatal de alrededor de cinco millones de euros. Incluyendo las aportaciones de Bayer y RWE, el presupuesto total del proyecto asciende a unos nueve millones de euros. Si la fase de pruebas concluye con éxito, está previsto iniciar la producción de plásticos a partir de CO2 a escala industrial a partir del año 2015.

El uso eficiente del CO2 ha sido posible gracias al descubrimiento previo de un catalizador adecuado que los especialistas llevaban cuatro décadas buscando. Los científicos de Bayer y el CAT consiguieron este logro de la investigación en el proyecto precursor Dream Reactions, también subvencionado por el Estado alemán. En el marco de la iniciativa actual, Dream Production, en el CAT se estudiará entre otras cosas la compatibilidad del catalizador con el CO2 procedente de la central eléctrica. La Universidad Técnica de Aquisgrán, por su parte, está sometiendo a todas las fases del proceso a una evaluación ecológica y económica y comparándolo con productos y procesos convencionales.

Más información:

Loli Rosales / Carla Humet
dolores.rosales@edelman.com / carla.humet@edelman.com
Tel.: 93 488 12 90

Susana Vilas
Comunicación Corporativa Bayer Hispania
susana.vilas@bayer.com
Tel.: 932 284 357