Acceder
Descubierta nueva molécula que se activa mediante la luz y vence a una bacteria resistente a los antibióticos

Descubierta nueva molécula que se activa mediante la luz y vence a una bacteria resistente a los antibióticos

IQS y la Universidad de Harvard han demostrado el potencial de la terapia fotodinámica para vencer a la Acinetobacter baumannii, una bacteria resistente a los antibióticos que causa infecciones muy severas con una alta tasa de mortalidad, especialmente en heridas por quemadura. El proyecto, que tuvo su origen en el Grup d’Enginyeria Molecular de IQS, ha sido financiado por la National Institutes of Health de los EEUU, el Fondo Social Europeo, el Ministerio Español de Ciencia y Tecnología y la Generalitat de Catalunya.

Un equipo de investigadores de IQS, en Barcelona, y de la Universidad de Harvard, en EEUU, desarrollarán conjuntamente un fármaco activable por luz capaz de eliminar y controlar infecciones causadas por bacterias. En una publicación reciente, los investigadores han demostrado la eficacia de la terapia fotodinámica para tratar quemaduras infectadas con la bacteria Acinetobacter baumanni que, dada su capacidad para volverse resistente a los antibióticos, constituye una de las principales causas de muerte en pacientes con quemaduras graves.

Los resultados de la investigación, publicados en la revista Lasers in Surgery and Medicine, han validado la efectividad de la terapia fotodinámica como alternativa a los antibióticos. Los ensayos se han realizado con éxito en ratones con quemaduras de tercer grado infectadas con una variedad multiresistente de Acinetobacter baumannii. En los ensayos se ha comprobado que, además de limpiar la infección, esta se mantiene controlada y no vuelve a aparecer después del tratamiento.

El procedimiento consiste en aplicar un fármaco fotosensibilizante sobre la herida. Una vez esta molécula se ha anclado en la pared celular de la Acinetobacter, se ilumina con luz roja, generándose oxígeno activo que destruye a la bacteria. El mecanismo de acción de la terapia fotodinámica es tan inespecífico que se la considera muy poco susceptible de generar resistencias.

El Dr. Santi Nonell, responsable del proyecto en IQS, afirma que estos resultados abren la puerta al desarrollo de la terapia fotodinámica para aplicaciones antibacterianas: “a pesar del elevado potencial que se le reconoce a la terapia fotodinámica antibacteriana, son muy pocos los estudios que demuestran su eficacia in vivo. El resultado más valioso de nuestro estudio es precisamente la demostración de que puede utilizarse para controlar eficazmente la población de microorganismos patógenos en modelos animales.” El siguiente paso después de los buenos resultados de esta investigación, será “el desarrollo de fármacos con mejores perfiles de efectividad y selectividad que los derivados del azul de metileno”, explica el investigador de IQS.

El Grup d’Enginyeria Molecular de IQS (GEM), del que el Dr. Nonell es miembro fundador, hace tiempo que trabaja en una línea propia de compuestos, los porficenos, y junto con el grupo de Harvard acaba de publicar en la prestigiosa revista Journal of Medicinal Chemistry los primeros resultados de actividad antibacteriana de esta nueva familia de compuestos. “El porficeno codificado TRICAT se ha mostrado sorprendentemente eficaz frente a un amplio espectro de microorganismos patógenos y se usa como base para el desarrollo de esta familia de compuestos”, asegura Nonell.

Este grupo de investigación, el GEM, desarrolla desde hace años moléculas sensibles a la luz para su uso en terapia fotodinámica aplicada a la oncología, dermatología y cosmética. Uno de sus productos más recientes consiste en un protector solar inteligente que aumenta su factor de protección a medida que la exposición al sol es mayor, y cuya investigación se llevó a cabo junto al Grupo Ferrer.

El proyecto ha sido financiado por la National Institutes of Health de los EEUU, el Fondo Social Europeo, el Ministerio de Ciencia e Innovación y la Generalitat de Catalunya. Además de IQS, han participado en la investigación el Wellman Center for Photomedicine del Massachusetts General Hospital, el Department of Dermatology de la Harvard Medical School, y la Harvard-MIT Division of Health Sciences and Technology. En cuanto a los investigadores, ha participado Santi Nonell, Xavier Ragàs, Tianhong Dai, George P.Tegos, Montserrat Agut y Michael R. Hamblin.