Acceder
Entrevista al presidente del Salón Internacional de la Química

Entrevista al presidente del Salón Internacional de la Química

Rafael Foguet, recién nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Barcelona, preside una nueva edición de Expoquimia. En 2011, el Salón Internacional de la Química de Fira de Barcelona se celebra, además, coincidiendo con el Año Internacional de la Química. Foguet avanza, en esta entrevista, algunas de las principales novedades de Expoquimia 2011.

2011 es un año especial para todos los profesionales de la química. Se celebra la 16ª edición de Expoquimia y el Año Internacional de la Química. ¿Cree que puede ser el punto de inflexión para que la sociedad entienda mejor lo que significa la química?

Creo que fue una buena idea que la 63ª Asamblea General de las Naciones Unidas declarase 2011 como Año Internacional de la Química y encargase a la UNESCO y a la International Union of Pure and Applied Chemistry (IUPAC) la organización de actos de difusión industrial y científica así como su promoción internacional.

Junto a FEIQUE, el Foro de Química y Sociedad y otras instituciones, Expoquimia acogió la idea y se ofreció, además, para albergar el cierre español del Año de la Química en su edición de 2011, que tendrá lugar del 14 al 18 de noviembre. Lo hicimos pensando que esta plataforma de la química aplicada del Mediterráneo, con 45 años de vida, era el marco más idóneo para mostrar, una vez más, en “vivo” la importancia social y económica de la química en la vida moderna, resaltando su presencia en la base y en productos finales que conforman el grado de bienestar que hemos alcanzado y que ha de continuar en el futuro.

En el marco de Expoquimia, el programa del Año Internacional de la Química organizará distintos actos para darla a conocer a la sociedad y fomentar el desarrollo y colaboración internacional.

Falta más de un año para la celebración de Expoquimia, que se celebrará del 14 al 18 de noviembre en el recinto de Gran Via, ¿cómo se plantea esta nueva edición de la indiscutible cita de la química española?

Aunque celebramos el Salón Internacional de la Química cada tres años, el seguimiento de las tecnologías y aplicaciones nuevas hace que Expoquimia empiece a preparar la próxima edición pocos meses después del cierre de la última.

De esta forma, podemos actualizar la estrategia y los objetivos según las circunstancias de los mercados actuales y state of the art tecnológico. Así, manteniendo la línea troncal de salón internacional, que le ha situado en los primeros puestos mundiales, tratamos de incorporar nuevas tendencias industriales y necesidades del mercado que nos hemos marcado como objetivo para Expoquimia 2011 con una sectorización de las más importantes como biotecnología, nuevos materiales, energías alternativas, nuevos procesos…

¿Cómo está afectando la actual crisis económica al sector? ¿Y al salón?

La actual situación económica mundial afecta a cualquier actividad, aunque es de desear que sea de una manera coyuntural. Un aspecto tardío, pero positivo es que se está restaurando la consideración y alto valor añadido de la industria, en general, y de la química, en particular, ya que se evidencia su necesidad para equilibrar el balance económico en pos de una economía viable y duradera.

Se está constatando que una buena vertebración industrial y tecnológica hace que los países salgan antes de la crisis y estén más protegidos de cara al futuro. En este sentido, Expoquimia es un buen escaparate para exponer tendencias y soluciones.

En el caso de la industria química en España, no podemos olvidar su importancia económica, ya que representa el 10% del PIB industrial, se trata del segundo sector exportador y el primero en gasto en I+D con una cifra de 60.000 empleos directos y cerca de 200.000 indirectos. En cuanto a la industria química ubicada en Cataluña, representa el 5% del PIB industrial español y el 25% del PIB industrial catalán.

Cualquier programa industrial del Gobierno debería tener en cuenta estos datos para apoyar al sector químico y su visualización internacional mediante eventos como Expoquimia.

Expoquimia se celebra cada tres años. ¿Ha cambiado mucho el sector desde la última edición de 2008? ¿Cuáles serán las principales novedades que presumiblemente se presentarán en Expoquimia 2011?

Además de las commodities químicas y sus transformados (materiales intermedios, nuevos materiales, plásticos, medicamentos, fertilizantes, disolventes,…), en Expoquimia está aumentando la presencia de la química biológica en las áreas de salud, alimentación, agroquímica, medio ambiente o nuevos materiales… de forma que, junto a otras mejoras tecnológicas y de procesos, puedan constituir las novedades de Expoquimia 2011.

No perdamos de vista la importancia de dar a conocer, en cada edición, las novedades y nuevos planteamientos en la ingeniería química, en equipos, instrumentación de análisis y control, seguridad, envasado y transporte,…

Una de las principales características de Expoquimia, además de ser el verdadero escaparate comercial del sector, es su perfil como foro de debate y de transferencia del conocimiento. ¿Puede avanzar algo del contenido científico de Expoquimia 2011?

La química tanto en su aspecto científico como industrial ha tenido un desarrollo extraordinario durante los últimos 50 años, en los que como hemos comentado ha facilitado mejoras en casi todas las áreas de nuestra vida diaria como salud, alimentación, vestido, vivienda, automoción y aeronáutica, medio ambiente, materiales, sector energético,…

Por eso entendimos, hace muchos años, que su seguimiento y difusión técnica necesitaba un amplio foro de debate para evaluar resultados y presentar nuevos proyectos y soluciones tanto a la comunidad industrial como a la científica. Así, nacieron los múltiples congresos y jornadas como el Congreso Mediterráneo de Ingeniería Química, las Jornadas de Análisis Instrumental, las de biotecnologías, de composites, de seguridad industrial,…

Desde la última edición en 2008, se están produciendo avances significativos en materiales, en química biológica (secuenciación de nuevos genomas tanto en animales como en vegetales), expresión de proteínas, implantación de un genoma sintético en una bacteria viva gracias a las investigaciones de Craig Venter este mismo año, nuevos fármacos, tratamientos medioambientales, biopolímeros, automatización de procesos, nanoquímica,…

En este sentido y como se puso de manifiesto en 2008, ¿la biotecnología sigue siendo el futuro de la química? Y la química medioambiental, ¿en qué punto se encuentra?

Estos dos importantes capítulos, junto a otros ya citados, constituyen un objetivo del próximo salón para abordarlos no sólo desde un punto de vista científico-técnico sino también para mostrar cuál es el estado industrial y comercial de estos subsectores. Para ellos hemos formado, independientemente del Comité Organizador, unas comisiones de expertos en biotecnología, química fina, farmaquímica, biocarburantes para poner a disposición de las empresas, algunas de ellas muy nuevas, un punto de encuentro y oferta de actividades o productos que ha de facilitar su visualización y crecimiento.

Recientemente, usted ha sido nombrado doctor honoris causa por la Universidad de Barcelona en reconocimiento a su dilatada trayectoria. Desde su eminente posición, ¿cuáles son los retos actuales de la química?

Los retos actuales de la química afectan a toda la sociedad. En este sentido, es preciso buscar nuevas soluciones que eviten restricciones al bienestar de que disponemos en estos momentos. Me refiero a conseguir mejoras en una mayor disponibilidad de alimentos a nivel mundial, medicamentos de alta eficacia, movilidad y vivienda, nuevos materiales que complementen o sustituyan algunos actuales cada vez más escasos y caros, en productos de higiene y tratamientos del medio… En todos ellos, la química aporta ya soluciones en todo o en parte y trabaja para alcanzar mayores niveles de sostenibilidad y calidad de vida.

Ya por último y para el público no experto. Pese a la evidente contribución de la química al bienestar de la humanidad, ¿cómo se puede explicar que aún no haya recibido el reconocimiento que se merece?

A medida que la cultura científico-técnica vaya aumentando y la sociedad en general conozca más el origen y los efectos de cosas y bienes materiales que consumimos y necesitamos habitualmente, apreciaremos más la aportación de la química a la calidad de vida y la longevidad. En definitiva, se reconocerá el papel básico de la química para garantizar el bienestar que tanto nos preocupa.

Ahora bien no sólo las empresas y el entorno empresarial han de hacer patente y visualizar sus indiscutibles aportaciones sino que también las instituciones gubernamentales han de facilitar la difusión de la causalidad química positiva y necesaria mediante planes de estudio desde el primer nivel así como propagar el valor y la necesidad de los valores científico-técnicos e industriales como estructura imprescindible de un país moderno y menos dependiente de otros.

Más información:

Eduardo Pérez Moya

eperezm@firabcn.es
93 233 21 66
www.expoquimia.com