Acceder
Primera vuelta al mundo en un avión solar

Primera vuelta al mundo en un avión solar

Gracias a innovadores materiales suministrados por la industria química, ya es posible volar día y noche sólo con energía solar. En Solar Impulse se ha puesto el acento en la reducción del consumo de energía mediante métodos de construcción innovadores y la incorporación de elementos aerodinámicos.

Los creadores de la suiza Solar Impulse, Piccard y André Borschberg, han desarrollado el primer avión tripulado capaz de volar sin carburante tanto de día como de noche, con el objetivo de dar la vuelta al mundo propulsado únicamente por energía solar.

Gracias a la más moderna tecnología, el prototipo de avión no pesa más que un automóvil de tamaño medio (1.600 kg.) a pesar de su enorme envergadura, comparable a la de un gran avión comercial (63,40 metros). Las 12.000 células fotovoltaicas colocadas en la superficie del aparato generan la suficiente energía para alimentar los cuatro motores eléctricos; la energía solar necesaria para la noche se acumula en baterías de litio de 400 kg. de peso total.

La iniciativa Solar Impulse ha visto la luz gracias al decisivo apoyo de grupos químicos y tecnológicos, que han colaborado en distintos aspectos de la fabricación del avión. En el proyecto, Bayer MaterialScience aporta su competencia técnica, sus polímeros de alta tecnología y sus productos ligeros de bajo consumo. Así por ejemplo, los nanotubos de carbono de Bayer MaterialScience, denominados Baytubes®, elevan el rendimiento de las baterías y mejoran la resistencia de los componentes estructurales manteniendo su peso en un nivel realmente bajo. Otros productos con aplicación en el proyecto son adhesivos innovadores, espumas rígidas de poliuretano para revestir la cabina de mando y los motores, así como películas y láminas de policarbonato sumamente finas pero resistentes a la rotura, para el acristalamiento de la cabina.

Después del primer vuelo, la vuelta al mundo

En diciembre del 2009 el prototipo HB-SIA de Solar Impulse alzó por primera vez el vuelo, marcando así un hito en la trayectoria de desarrollo del proyecto. Se han previsto más vuelos para este verano, entre los que se incluye también un primer recorrido nocturno. Tras la evaluación de los datos relevantes sobre el comportamiento de vuelo, se desarrollará y construirá un segundo avión para dar la vuelta al mundo en cinco etapas de cinco días, a una velocidad media de 70 Km./h. Según la planificación actual, dos pilotos se turnarán para dirigir el nuevo avión con cabina monoplaza durante los 25 días del vuelo que se llevará a cabo en el 2013.

Estamos encantados de participar como socios oficiales en este emocionante proyecto”, afirma satisfecho Patrick Thomas, presidente del Consejo de Dirección de Bayer MaterialScience. “Nos ofrece la singular oportunidad de aportar nuestros conocimientos y nuestros materiales innovadores. Este apoyo resalta el compromiso y la responsabilidad de Bayer MaterialScience con un entorno sostenible y el deseo de contribuir al éxito del gran reto tecnológico que supone Solar Impulse”.

Para Bertrand Piccard, iniciador del proyecto, la idea ha recibido un nuevo e importante impulso gracias a la colaboración de Bayer MaterialScience. “La nanotecnología es un campo que siempre me ha fascinado. Con la participación de Bayer MaterialScience como socio oficial estaremos en condiciones de construir un avión todavía más ligero y eficaz. Estamos muy satisfechos de poder contar con la experiencia y los materiales innovadores de una empresa de este calibre”.

André Borschberg, piloto y director general de Solar Impulse, añade: “La tecnología de Bayer MaterialScience es un factor determinante para el éxito del proyecto, especialmente cuando se trata de desarrollar soluciones innovadoras con materiales que permitan reducir el consumo de energía. Estamos convencidos de que esta colaboración con los expertos alemanes va a ser muy fructífera”.

Acerca de Solar Impulse

El proyecto Solar Impulse tiene como reto principal el vuelo de aviones alrededor de todo el mundo sin necesidad de combustible, impulsados tanto de día como de noche gracias a la energía solar. El objetivo es demostrar el enorme potencial de las energías renovables y las tecnologías de ahorro de energía. Por tanto, el acento se ha puesto en la reducción del consumo de energía mediante el uso de métodos de construcción innovadores y la incorporación de elementos aerodinámicos.

Solar Impulse cuenta con el apoyo, entre otros, del grupo Solvay, Omega y Deutsche Bank como principales socios. Bayer MaterialScience y Altran son socios del proyecto oficial, la Ecole Polytechnique Fédérale de Lausanne (EPFL) es el socio científico oficial y Dassault-Aviation es el diseñador de la aeronave y consultor de producción.

Más información:

Loli Rosales / Carla Humet
dolores.rosales@edelman.com / carla.humet@edelman.com
Tel.: 93 488 12 90

Susana Vilas
Comunicación Corporativa Bayer Hispania

susana.vilas@bayer.es
Tel.: 93 228 4357
www.bayer.es

25 mayo, 2010
Compartir
Temas
Relacionado