Acceder
Plástico para purificar el agua

Plástico para purificar el agua

La utilización de unidades portátiles de purificación de agua reduce drásticamente el riesgo de contraer enfermedades gastrointestinales provocadas por la contaminación del agua. Según información proporcionada por la Organización Mundial de la Salud, 1.800.000 personas mueren cada año a causa de enfermedades relacionadas con la diarrea. Más de mil millones de personas alrededor del mundo no tienen acceso a agua potable limpia.

Vestergaard Frandsen, multinacional europea especializada en productos de respuesta a  emergencias y para el control de enfermedades, utiliza la resina Ultrason E 6020 P de BASF en su nuevo sistema portátil de purificación de agua Lifestraw Family para los países en vías de desarrollo. Vestergaard Frandsen se rige según el modelo empresarial denominado ‘Humanitarian Entrepreneurship’ de obtención de beneficios con actividades de propósito humanitario.

El diseño de plástico y su facilidad de uso hacen que LifeStraw Family simplifique la conversión in situ de grandes cantidades de agua sucia en agua potable. Su componente principal es una carcasa de plástico que mide aproximadamente 30 cm. de longitud y que contiene las membranas filtrantes fabricadas con Ultrason E.

Éstas eliminan los virus, así como las bacterias de las aguas superficiales sucias procedentes de ríos, lagos, tanques de recolección de agua de lluvia o charcos. La ventaja única que aporta la resina de alto rendimiento Utrason E a estos filtros es que se presta extraordinariamente bien a la fabricación de membranas con un tamaño de poro controlado con precisión y, por tanto, ofrece unas características de filtrado definidas con exactitud.

La utilización de la unidad portátil de purificación de agua reduce drásticamente el riesgo de contraer enfermedades gastrointestinales provocadas por la contaminación del agua. El sistema LifeStraw Family es capaz de purificar un mínimo de 18.000 litros de agua de manera fiable sin necesidad de utilizar pilas, electricidad, piezas de repuesto, productos químicos o complejas tecnologías.

Estos productos se pueden distribuir rápida y fácilmente allá donde se produzcan los desastres naturales. Vestergaard Frandsen ha colaborado con organizaciones no gubernamentales para hacer llegar rápidamente sus productos a las zonas afectadas por el ciclón Nargis en Mianmar en mayo del 2008 y por el terremoto en China en agosto 2008.

Más información:

Rosa-Maria Martin-Kirner
Relaciones Públicas y Comunicación

rosa-maria.martin-kirner@basf.com
Tel: +34 977 256 876
www.basf.com