Acceder
La lejía es lo que ha salvado más vidas en los últimos cien años””

La lejía es lo que ha salvado más vidas en los últimos cien años””

El doctor Joaquim Mullol, coordinador del área de Rinología y Clínica del Olfato del Hospital Clínic de Barcelona, afirma que la higiene y la prevención son la mejor medicina. Las alergias, su especialidad, podrían afectar a la mitad de la población en pocos años

Joaquim Mullol, doctor especialista en alergias, ha ofrecido algunas pautas para el tratamiento de las alergias, una afección que afirma es cada vez más común y que si no se ataca correctamente en sus primeras fases, puede derivar en problemas más graves como el asma. Mullol recuerda que los avances que más vidas han salvado se basan en la prevención de enfermedades, como en el caso de la potabilización de aguas, y cree que esta misma metodología debería aplicarse en el caso de las alergias.

Según sus propias declaraciones, los niveles de alergia van en aumento. Mientras en los años 80 los niveles de prevalencia medios mundiales o en países desarrollados eran del 10-15%, el último estudio epidemiológico, publicado hace cinco años, ya apuntaba al 22% de la población europea por lo que “a este ritmo podemos llegar al 50% en cuestión de 10, 15, 20 o 25 años”.

Para Joaquim Mullol la higiene es básica en la minimización del impacto de las infecciones y declara “evidentemente, lo estamos haciendo bien porque estamos salvando muchas vidas. Lo que ha salvado más vidas en la humanidad en los últimos 100 años no son los antibióticos sino la lejía, la cloración de las aguas. Es lo que ha salvado y salva más vidas. En los países africanos el problema es éste, que no tienen agua potable”.

La higiene es clave en este sentido, ya que tenemos dos sistemas inmunitarios que se equilibran: uno lucha contra enfermedades infecciosas en general y el otro contra alergias o sustancias que provienen del exterior, como las bacterias. Entre estos dos sistemas hay un equilibrio, pero en los últimos 40 o 50 años se han reducido mucho las infecciones a causa de las cloraciones de las aguas y del uso masivo de antibióticos y vacunaciones, entre otros motivos, por lo que el otro lado de la balanza se ha visto descompensado.

FUENTE: La Vanguardia

Más información:

Dolores Rosales
ANE (Asoc. Nac. de Electroquímica)
Dolores.Rosales@edelman.com
Tel. 934 881 290