Acceder

Mantenimiento de piscinas fácil, barato y efectivo con las pastillas de cloro

La mayor parte de familias no lleva a cabo un mantenimiento adecuado de la piscina a lo largo del año y, al llegar la época estival, recurren al vaciado completo del agua para realizar una limpieza a fondo y eliminar el verdín y demás residuos que se hayan podido acumular durante el invierno. Las consecuencias de la falta de mantenimiento se traducen en un mayor consumo de agua, lo que supone un revés para el medioambiente y el derroche de los recursos hídricos.

Según un reciente estudio del Instituto de Estadística de Cataluña, el agua es uno de los recursos sobre el que los ciudadanos tienen más cuidado a la hora de gastar, ya sea por motivos económicos como por la concienciación adquirida tras la sequía del año pasado. Los datos obtenidos revelan que el 94,1% de los catalanes siguen algún hábito de ahorro de agua y poco más de un 81% dispone de, al menos, un dispositivo para reducir el gasto.

La grave sequía de Cataluña en 2008 llevó a que se aprobase un decreto que prohibía, entre otras cosas, que los particulares llenasen sus piscinas. Actualmente esta medida ha dejado de aplicarse debido a las abundantes lluvias que se han sucedido durante todo el invierno y que han permitido llenar los pantanos hasta al menos el 50% pero, en el caso de las piscinas, abundan los casos en los que no se lleva a cabo una correcta gestión.

La mayor parte de familias no lleva a cabo un mantenimiento adecuado de la piscina a lo largo del año y, al llegar la época estival, recurren al vaciado completo del agua para realizar una limpieza a fondo y eliminar el verdín y demás residuos que se hayan podido acumular durante el invierno. Las consecuencias de la falta de mantenimiento se traducen, en la mayor parte de los casos, en un mayor consumo de agua, un revés para el medioambiente y el derroche de los recursos hídricos.

Las malas prácticas en el mantenimiento de las piscinas implican, a la larga, un gasto de tiempo, dinero y agua considerables que se podrían evitar mediante la aplicación periódica de pastillas de cloro para eliminar los contaminantes presentes en el agua. Hoy en día el cloro es el desinfectante de agua más utilizado debido a su efectividad, bajo coste y fácil uso.

Este tipo de prácticas no sólo permite aprovechar el agua de un año para otro sino que mejora la higiene, evita desperfectos en la estructura de la piscina e implica un gran ahorro en los recursos hídricos.

Más información:

Dolores Rosales
ANE (Asoc. Nac. de Electroquímica)
Dolores.Rosales@edelman.com
Tel. 934 881 290