Acceder
A prueba de fuego y chispas

A prueba de fuego y chispas

Nuevos materiales desarrollados gracias a la química proporcionan protección a los técnicos, en actividades que van desde las soldaduras circunferenciales hasta las obras de mantenimiento de los armarios de bajo y medio voltaje. Estos trabajadores precisan una protección frente al arco eléctrico, chispas y salpicaduras de metal.

Hace ya 20 años que la distribuidora alemana de electricidad Stadtwerke Karlsruhe (SWK) reemplazó las prendas de trabajo tradicionales de algodón de los electricistas por trajes de Nomex® de fibras aramidas de DuPont resistentes a las llamas y al calor, con la intención de proteger a su personal frente a las quemaduras. Pero ahora sus técnicos son polivalentes y trabajan como instaladores de gas y como electricistas, lo que significa que sus ropas no sólo tienen que protegerles contra los arcos eléctricos y poseer una correcta resistencia a las llamas y al calor, sino también garantizar una protección eficaz durante pequeñas tareas de soldadura.

Tras una fase de pruebas muy complejas, SWK eligió los trajes de protección Nomex® Comfort para equipar a estos técnicos.

Durante el proceso de adquisición de los trajes la compañía planeó una serie de pruebas en tres etapas, a fin de verificar su eficacia y confort. Se empezó con una prueba de uso de tres meses, que se llevó a cabo durante el verano de 2006. Las prendas de protección se pusieron a prueba en condiciones reales de trabajo de electricistas, fontaneros e instaladores de gas, quienes determinaron la comodidad de los trajes.

Posteriormente se sometió a las prendas a un lavado cada tres días para verificar la calidad del material y su facilidad de mantenimiento. El resultado fue que los tejidos no perdieron el color y no mostraron signos de desgaste. Finalmente se sometieron a pruebas funcionales internas, propias de la empresa DuPont, completadas por las propias pruebas de rendimiento de SWK.

Aprender de la experiencia

SWK aprendió la lección tras el accidente ocurrido en 2005, que implicó un arco eléctrico en un armario de control de 1 kV. El arco proveniente del armario alcanzó a un empleado que gracias a su traje de protección Nomex®, pudo escapar y acabó sólo sufriendo algunas marcas rojas en la piel. El análisis del accidente permitió comprobar que el material Nomex® había resistido al arco eléctrico pero que las costuras del pantalón habían cedido: el traje había sido cosido con un simple hilo de algodón y poliéster, que se había derretido bajo los efectos del calor. Tras esta experiencia, SWK ha incorporado la especificación de que las costuras de sus trajes se realicen con hilos Nomex®, resistentes al calor y a las llamas.

Los nuevos trajes están fabricados con un tejido monocapa Nomex® Comfort (93% de Nomex®, 5% de Kevlar®, 2% de fibras antiestáticas P140) con un peso de 300 g/m2, teñido con los colores que corresponden a la identidad corporativa de la empresa. Está previsto que la empresa Gross & Bukschat entregue los nuevos trajes este año. “Nuestra experiencia nos ha permitido comprobar que el alto coste inicial se amortiza rápidamente, gracias a la prolongada vida útil de las prendas”, afirman fuentes de SWK.

Más información:
Marisa Loredo
Marisa.loredo@esp.dupont.com
985 12 40 00 – 609 307 817