Acceder
Química para ahorrar energía en el hogar

Química para ahorrar energía en el hogar

La utilización de los materiales adecuados en suelos, techos, paredes y en el tejado puede reducir el consumo de energía en las viviendas hasta una séptima parte, con efecto inmediato de ahorro para los inquilinos (dividiendo el importe de la factura energética hasta 7), y de reducción en las emisiones contaminantes en la misma proporción.

El pasado 19 de febrero tuvo lugar en Girona el acto de entrega de las llaves de la promoción de 90 pisos de alquiler asequible que se han construido en esta ciudad catalana, y que están dirigidos a jóvenes de entre 18 y 35 años y a mayores de 65. Gracias a la colaboración y el asesoramiento de BASF, esta promoción de la Obra Social de “La Caixa” se ha construido con nuevas técnicas y materiales de última generación para aumentar su ecoeficiencia y conseguir un ahorro energético de hasta el 40%.

Esta promoción de pisos ecoeficientes es la segunda iniciativa de características similares llevada a cabo por BASF en Cataluña. En marzo de 2007, BASF y el Institut Català del Sòl (INCASOL) de la Generalitat de Catalunya acordaron la construcción de 112 viviendas de protección oficial en idénticas condiciones en la localidad de Cerdanyola del Vallès (Barcelona), una obra cofinanciada por la Unión Europea (UE) en el marco del programa Policity y que se ha llevado a cabo asimismo en otras ciudades europeas como Stuttgart y Turín.

Eficiencia Energética en Construcción

BASF está presente en la construcción moderna a través de múltiples materiales con infinidad de usos y aplicaciones: en los tejados (aislantes), techos (aislamientos acústicos), suelos (fibras para moquetas), cimientos (planchas aislantes térmicas con resistencia a humedad y compresión), paredes (pigmentos y dispersiones para pinturas, y aislantes térmicos como espumas proyectadas y paneles de EPS), y ventanas y puertas (fibras y resinas para su tratamiento) entre otras aplicaciones.

La multinacional química viene lanzando desde finales de los 90 diferentes iniciativas para mostrar como la aplicación adecuada de sus productos puede reducir el consumo de energía en las viviendas hasta una séptima parte, con efecto inmediato de ahorro para los inquilinos (dividiendo el importe de la factura energética hasta 7), y de reducción en las emisiones contaminantes en la misma proporción.

A partir de las experiencias iniciales en Alemania mediante casas piloto, el concepto se ha trasladado a diferentes mercados europeos y existen varias iniciativas en marcha en Francia, Italia y Gran Bretaña. Además de demostrar los efectos de ahorro en energía para los inquilinos de la vivienda, el objetivo es también mostrar la simplicidad de soluciones constructivas mediante la utilización de materiales adecuados que faciliten la realización de los trabajos.

Lanzamiento de la iniciativa en España

Factores como los acuerdos de Kyoto, el aumento de precio de la energía y de la demanda energética así como la alta dependencia energética en países desarrollados (España importa aproximadamente el 75% de su energía primaria) han generado, durante los últimos años, la reacción por parte de la Unión Europea para regular la eficiencia energética en los edificios.

La Directiva Comunitaria 2002/91/CE se ha formulado con el objetivo de garantizar que las normas para la construcción de edificios en toda Europa concedan una importancia vital a la reducción en el consumo de energía. Desde la Administración y dentro de la “Estrategia Española de Eficiencia Energética 2004-2012”, se trabaja en diversos frentes para la incorporación de dicha directiva europea.

El cumplimiento de unas normas más estrictas en la construcción de edificios nuevos y en rehabilitación podría ahorrar más de un 20% del consumo de energía hasta el 2010, lo que supone un paso importante en el cumplimiento de Kyoto sin cambios significativos en nuestro modus vivendi.

Más información:
Oliver Marquez-Fernandez
oliver.marquez-fernandez@basf.com 
Tels.:977 256 209 / 627 970 442