Acceder
La industria química lidera las inversiones ambientales en España

La industria química lidera las inversiones ambientales en España

La aportación del sector químico al cumplimiento del Protocolo de Kyoto no sólo estriba en la propia reducción de sus emisiones, sino también, y de manera decisiva, en la generación de productos que permiten al resto de áreas de actividad reducir las suyas.

Fernando Iturrieta, Presidente de la Federación Empresarial de la Industria Química Española (FEIQUE), presentó el pasado 20 de enero en el Ministerio de Medio Ambiente y junto a la Secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, el Informe Responsible Care 2008, que recoge la evolución de la industria química española en materia de seguridad y protección del Medio Ambiente desde 1993, año en el que se inició la aplicación de la iniciativa Responsible Care.

Responsible Care, implantado y desarrollado en España por la Federación Empresarial de la Industria Química Española (FEIQUE) desde 1993, es un programa que tiene como objetivo mejorar la seguridad y la protección del medio ambiente en las empresas químicas. El Programa se aplica hoy en 53 países de todo el mundo, siendo el químico el único sector que dispone de un programa de estas características a escala global.

En España, las empresas que aplican este programa representan dos terceras partes de la producción química de nuestro país, cuyas ventas superan los 50.000 millones de euros anuales, generando el 10% del Producto Industrial Bruto y más de 500.000 empleos directos e indirectos.

La industria química lidera las inversiones ambientales en España

Según los últimos datos disponibles y proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (2006), la industria química española es el sector que mayores gastos e inversiones destina a la protección del medio ambiente, superando los 411 millones de euros anuales, lo que supone el 16% del total nacional. 

El conjunto de emisiones gaseosas, inherentes a los procesos de fabricación y combustión, ha experimentado un descenso continuo desde el inicio del Programa. La causa principal de esta mejora reside en la utilización de tecnologías cada vez más limpias y métodos de recuperación y tratamiento de contaminantes.

Si se considera el conjunto de emisiones medidas (Óxidos de azufre, Óxidos de Nitrógeno, Compuestos Orgánicos Volátiles y Partículas Sólidas), la reducción de emisiones por cada tonelada producida es del 63%, es decir, las empresas emiten hoy casi la tercera parte de los contaminantes que emitían en 1993 para producir lo mismo.

Por lo que se refiere a los de efecto invernadero (GEI), la reducción de emisiones de gases GEI por tonelada producida desde 1999 ha alcanzado el 24% en el ámbito de las empresas adheridas a Responsible Care, mientras que las emisiones absolutas –considerando tanto las de proceso como las de combustión- han descendido un 8%, pasando de 8,4 millones de toneladas a 7,7 a pesar del notorio incremento productivo experimentado en el periodo.

Respecto al sector en su conjunto, las estimaciones señalan que en 2012, último año de aplicación del Protocolo de Kyoto, la reducción absoluta alcanzará el 24% respecto a 1990, hecho especialmente destacable si consideramos el incremento generalizado de emisiones que se estima para el conjunto de España.

La Química contribuye de manera decisiva al cumplimiento del Protocolo de Kyoto

La aportación del sector químico al cumplimiento del Protocolo de Kyoto no sólo estriba en la propia reducción de sus emisiones, sino también, y de manera decisiva, en la generación de productos que permiten al resto de áreas de actividad reducir las suyas. Precisamente, en dos de las áreas que actualmente están más alejadas del cumplimiento, el transporte y el consumo energético en las viviendas y edificios, el sector químico aporta soluciones eficaces.

En el caso del transporte, la utilización de polímeros ligeros en sustitución de materiales tradicionales en la fabricación de automóviles permite reducir el consumo de combustible por kilómetro recorrido y, por tanto, las emisiones. Asimismo, la inclusión de aditivos químicos en los combustibles permite mejorar su eficiencia y disminuir la generación de contaminantes. De hecho, y fundamentalmente gracias a los productos químicos, un coche actual emite el 10% de los contaminantes que emitía en 1950.

En cuánto a los edificios, la industria química genera aislantes térmicos que permiten reducir drásticamente el consumo energético de calefacción y refrigeración de viviendas y edificios. Por cada Tonelada de CO2 generada en la producción de aislantes se ahorran 200 toneladas de emisiones. Así, la utilización generalizada en Europa de aislantes estándar permitiría la reducción de 370 millones de Toneladas de CO2, prácticamente el 40% del ahorro de emisiones que propone el Protocolo de Kyoto en la Unión Europea.

También en seguridad

Por otra parte, las compañías que aplican Responsible Care registran un índice de siniestralidad 8 veces menor que la media industrial española, 5 veces menor que la media nacional, e incluso más bajo que el registrado por otras ramas de actividad aparentemente más seguras como el sector servicios, la administración pública, el personal doméstico o la educación.

En definitiva, Responsible Care es una iniciativa que permite desarrollar un marco idóneo para promover la Responsabilidad Social del sector a escala internacional, ofreciendo asimismo una plataforma de intercambio de mejores prácticas esencial para que los avances se produzcan no sólo en cada empresa en particular, sino en todo el tejido de su industria.

Más información:
www.feique.org

La industria química lidera las inversiones ambientales en España